A domicilio: el presidente Macri visitó una pyme mendocina y probó sus productos

El mandatario visitó la fábrica de chocolates Bianco&Nero en Godoy Cruz. Habló con su dueño, Roberto Agüero, y luego partió en helicóptero.

Compartir
Roberto Aguero fue visitado en su fábrica de Godoy Cruz por el presidente Macri

El sábado, luego de participar en la apertura de la Asamblea Anual del BID en el auditorio Angel Bustelo, y como ya es su costumbre , el Presidente Macri se dirigió a un barrio a visitar por sorpresa a un vecino. El barrio elegido fue el Tortuguitas, de Godoy Cruz, y el vecino sorprendido fue justamente Agüero, dueño de Bianco&Nero, quien trabajaba en la chocolatería junto a su gente.

“Tocó la puerta, dijo Hola y entró. Un tipo normal, simpático, como cualquier persona”, contó el dueño de la pyme.

Agüero sostuvo que no esperaba conocer en persona a Mauricio Macri y que nunca le había escrito una carta al Presidente, como sí habían hecho algunos de los vecinos a los que el mandatario ha visitado.

Agüero es un ferviente impulsor de la inclusión en el trabajo. Sin decirlo dio a entender que en su empresa trabajan personas con capacidades diferentes y, tal vez, por eso Macri eligió conocerla.

“O tal vez fue por nuestros dulces. El Presidente nos dijo que le gustan los dulces y en especial la Selva Negra, que hacía su abuela. Ahí nomás le trajimos para que pudiera probarla, y también algunos macarrones”, comentó entusiasmado Roberto.

En cuanto a si le pidió algo al mandatario, el empresario mendocino dijo que le contó cómo trabaja y las cosas que le pueden costar “desde mi experiencia no es mucho lo que puedo aportar, sólo contar cómo trabajamos y las dificultades por las que pasa mi negocio”, indicó.

El hombre también le pidió a Macri que trabaje más por la inclusión: “Él es Presidente de la Nación, tiene la oportunidad de hacer cosas”, dijo.

“No le pedí nada -dijo pastelero mendocino-. Sólo espero que le sirva saber cómo trabajamos y las dificultades por las que se pasa”. Macri se llevó, de Mendoza, la experiencia de este hombre y, claro está, también ricos pasteles para degustar en el largo viaje hacia Olivos. Fuente: Sitio Andino