Amplian la regulación del alojamiento turístico en Mendoza

A través de una resolución el Emetur incluyó a los Lodge como nueva modalidad de alojamiento turístico y amplió a treinta el máximo de plazas permitidas en los Petit Hotel.

Compartir

La provincia cuenta con ocho tipos o categorías reguladas de alojamientos turísticos entre los que se incluyen los más tradicionales, tales como hoteles de una a cinco estrellas, apart hoteles, petit hotels, cabañas y campings, entre otros. Pero con un desarrollo turístico dinámico e impulsado por una alta demanda de visitantes, comenzaron a proliferar otros tipos de alojamientos como Hospedajes, Hospedaje Rural, Bed & Breakfast, Hostel o Albergue Turístico y Lodge que se encuentran agrupados bajo la denominación de “alojamientos no categorizables”.

La novedad es que partir de una resolución dictada por el Emetur, los Lodge se ubican como la novena alternativa de alojamiento turístico y pasan de esa manera a estar categorizados. Los Lodge se distinguen del resto de los alojamientos por estar ubicados en sitios donde el visitante puede disfrutar del contacto con la naturaleza, en el caso de Mendoza, en la zona de montaña o inmersos entre viñedos.

También su configuración arquitectónica es otro diferencial ya que habitualmente están construidos con materiales típicos del lugar, como madera o piedra.

La titular del Emetur, Gabriela Testa, destacó que el objetivo de la resolución es brindarle al turista, que es un consumidor muy maduro y que sabe exactamente cuál es la diferencia entre un Lodge, una cabaña o un Hostel, una buena orientación como también comunicar mejor la oferta turística de toda la provincia. Al respecto destacó que se encontraron situaciones de alojamientos que no se podían adecuar técnicamente, como el caso de los Lodge, y también con la necesidad de elevar la cantidad de camas en los Petit Hotel.

En principio esta medida serviría para ordenar situaciones irregulares como establecimientos que utilizan la denominación de Lodge pero que no cumplen con los requisitos mínimos para funcionar como tal, por lo que a partir de ahora deberán adecuarse.

En este sentido dijo: “Se incorpora una tipología de alojamiento que ha surgido en los últimos tiempos, que está asociado con un turista de buen poder adquisitivo, que prefiere alojarse en zonas que no son urbanas, y que quiere servicios de alto nivel”. Testa, destacó además, que “actualmente tenemos cerca de media docena de establecimientos que estaban clasificados como no categorizables y que cumplen con los requisitos para funcionar como Lodge”.

En la resolución también se fijaron modificaciones destinadas a los Petit Hotel en donde se prevé un cambio importante al ampliar en treinta la cantidad máxima de camas permitidas.

Según consta en el texto de la norma, el objetivo es evitar que estos establecimientos queden limitados en sus recursos a la vez que puedan mejorar su rentabilidad económica. Al mismo tiempo, contempla un tope en el número de unidades con el fin de no compitan con la modalidad “Hotel 4 estrellas”.

“Cuando hace años se dictó la metodología del Petit Hotel por lo general eran casas lujosas que habían sido adaptadas como Petit con una media de diez camas. Pero hoy tenemos personas que han construidos pequeños hoteles de lujo con mayor capacidad por lo que había que darles una respuesta” finalizó la funcionaria.