El chileno Gustavo Hormann, gerente de la Bodega Kaiken, cuya casa matriz es la chilena Viña Montes, reveló que tienen un masterplan para efectuar fuertes inversiones en Mendoza, porque tienen por objetivo duplicar las ventas en los próximos 5 a 10 años. Sin embargo, van a esperar a las elecciones presidenciales de octubre para analizar lo que suceda en la Argentina desde lo político y económico.

El enólogo y ejecutivo chileno habló con EcoVinos.

-¿Cómo viene esta cosecha?

-Yo la veo normal en términos de cantidad, y hasta un poquito arriba, quizá se ve mucho más racimos de lo que normalmente se ve, pero los racimos a la vez vienen un poquito más corridos y más sueltos, por lo tanto, no sé cómo eso va a desenvolverse en términos de peso, así que yo más bien apostaría por una vendimia muy similar a la del 2018.

-¿Y en relación a los excedentes?

-Argentina arrastraba excedentes hasta la vendimia 2016, que tuvimos una producción un 40% más bajo de lo normal, y la del 2017 que fue un 20% menos. Por lo tanto, ahí se produjo un ajuste natural y un pequeño déficit en las bodegas, lo que creo que generó una especie de locura también y todos buscarán uva para ajustar los déficits que tenían de vino. Y hoy día las bodegas están con esos déficits cubiertos en términos de litros de vino, y con ventas más bajas del mercado nacional por la inestabilidad, mientras que en el mercado de exportación está menos plano, por lo tanto, las bodegas hoy día tienen inventario, y si se viene una vendimia normal, la verdad es que sí hay una sobreoferta sobre la demanda.

-Al ser una bodega que tiene la casa matriz como Viña Montes en Chile, ¿cómo están en el mercado exportador?

-Nosotros bien. El año pasado no fue fácil, igual no decrecimos ni crecimos, nos mantuvimos estables. La proporción de exportaciones de Kaiken es del 92% sobre un 8% que vendemos en el mercado interno. Por lo tanto, estamos bastante sanos, porque tenemos los huevos repartidos en varias canastas

– ¿Qué tienen proyectado en materia de inversiones?

-El año pasado, en 2018, estuvimos buscando un par de fincas, básicamente en Gualtallary (Valle de Uco), pero debido a la inestabilidad que se generó a mitad del año pasado, el directorio (en Chile) decidió esperar un poco, y también esperar a después de las elecciones del próximo mes de octubre, así que estamos un poco en stand by con eso, pero lo que sí estamos avanzando es en las líneas de producción, y en la elaboración de un Masterplan para crecer en capacidad hasta las 500 mil cajas (de 12 botellas cada una). Hoy estamos en 220 mil, por lo que pensamos duplicar nuestra producción de aquí a 5 o 10 años.

-¿Cómo se traduce eso si lo tenemos que monetizar?

-En términos de facturación hoy estamos facturando 10,5 millones de dólares. La idea es pasar a 20 o 25 millones de dólares en 5 o 10 años.

-¿Para llegar a eso cuánto van a tener que invertir?

-Y va hacer mucho, porque si bien nosotros tenemos tres propiedades en distintas áreas como Vistalba, Agrelo y Chacayes, necesitamos ser más solventes en cuanto a auto abastecimiento de uvas, por lo tanto vamos a tener que comprar una o dos fincas más, yo calculo que tendríamos que sumar unas 150 hectáreas más en términos de producción, y deberíamos duplicar también lo que son las líneas de producción. Me imagino así que 150 hectáreas a unos U$S 50,000 cada una, son varios millones de dólares (7.500.000) y en la línea de producción también hay harta plata involucrada. El directorio está viendo con mucho cariño a Kaiken por el tema de cómo está siendo catalogada y vista nuestra marca, sobre todo en los mercados externos, y también cómo está siendo percibida en Argentina, por lo que eso nos da fuerzas para desembolsar un poco de plata acá.

-¿Por lo tanto van esperar como se desenvuelve el tema político debido a la cercanía de las elecciones antes de decidir invertir?

-Sí, claro, estamos viendo eso. El directorio lo que está esperando es que se genere un cierto grado de estabilidad. En el 2018 después de haber tenido dos años bastante auspiciosos con el nuevo gobierno, fue bastante movido y eso desestabilizó un poco la certeza que tenían los inversores de poner dinero e inversiones aquí en el mercado argentino. Por lo tanto vamos esperar a ver qué pasa, porque estos procesos de cambio necesitan una cierta estabilización.