CAME denunció una avalancha importadora de vinos provenientes de Chile

El área de Economías Regionales de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME) alertó por el preocupante aumento que vienen registrando, en lo que va del año, las importaciones de manzanas y vinos. Respecto del vino, según la entidad en base a datos del INDEC, ingresaron principalmente de Chile más de 49.600 toneladas, cifra […]

Compartir

El área de Economías Regionales de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME) alertó por el preocupante aumento que vienen registrando, en lo que va del año, las importaciones de manzanas y vinos.

Respecto del vino, según la entidad en base a datos del INDEC, ingresaron principalmente de Chile más de 49.600 toneladas, cifra que casi duplica los niveles registrados en igual período de 2016.

En el caso de la fruta, el departamento de Estadísticas e Informes de la CAME informó que hasta mayo fueron importadas 1.240 toneladas, también desde el país vecino.

“Hasta el momento, si se consideran sólo los cinco primeros meses, las importaciones de manzanas crecieron 892% respecto a igual lapso de 2016”, afirmaron desde la entidad.

“La actual situación se explica por la suba, en dólares, de los costos de producción; las asimetrías macroeconómicas respecto a otros países de la región; la presión tributaria y los costos ocultos que el sector productivo, industrial y comercial, afronta desde hace varios años”, advierten desde CAME.

En contraposición, las exportaciones tanto de frutas como de vinos “pierden relevancia año tras año”, según la entidad.

“Necesitamos que el Gobierno nacional actúe a través de la Secretaría de Comercio para ponerle un freno a esta situación que está generando un daño importante en el sector primario”, advirtió Raúl Robín, presidente del área de Economías Regionales de CAME.

“Cada kilo de manzana o litro de vino que ingresa para consumo interno, es un kilo o litro menos que el productor local comercializa en el mercado interno o externo”, advirtió el experto.

En base a datos oficiales, si bien la Argentina exporta productos agroindustriales por un total de u$s35.000 millones y sólo importa por u$s1.300 millones, “la estadística no refleja la angustia que vive el productor Pyme en el interior del país”, acotó.