Reciba diariamente nuestro Newsletter con las mejores noticias de economía y negocios de Mendoza y la región.

Suscríbase aquí

Catena construye su primera bodega “minimalista” en Gualtallary

Será un establecimiento que elaborará unas 5.000 botellas de lo que han denominado “vino de finca”. Usarán tinajas para la vinificación.

Laura Catena adelantó que la capacidad de la planta será de aproximadamente 5.000 botellas.
Compartir

El grupo Catena tendrá su primer establecimiento en el Valle de Uco, más precisamente en el viñedo de Adrianna, en la zona de Gualtallary, el más premiado de la compañía y en donde se han realizado numerosos estudios sobre la composición de su suelo.

“La tecnología es muy básica y no va a haber nada que se pueda considerar moderno, tendremos tinajas como las que se usaban en Argentina hace 200-300 años y barricas y una prensa básica. La idea es hacer una viticultura y enología lo menos intervencionista posible y realmente vivir con la naturaleza y hacer vinos que sean únicos y fieles a su parcela”, contó Laura Catena, quien además agregó que el viñedo es completamente orgánico. “La capacidad será de aproximadamente 5.000 botellas”, indicó Laura Catena.

Según explicaron desde la bodega, están en la zona de Gualltallary desde 1992 cuando no había nada más que un par de frutales y campos de ajo en la región. “Hace mucho que conocemos el terruño y el espíritu de la zona. Es un lugar místico donde por la altura y la poca civilización se siente una cercanía especial a la naturaleza y a la vida de otra época”.

Agrega: “Mi hermana Adrianna y yo nos enamoramos del lugar, de los árboles y los zorritos salvajes; de la vista a la montaña. Adrianna es una apasionada jardinera y cultiva sus propios vegetales con sus hijos”, indicó Catena.

En ese viñedo, la empresa tiene plantado malbec, chardonnay, pinot noir y un parral de torrontés. “Allí elaboraremos los vinos de la finca”, cuenta Catena, quien además de liderar las bodegas Catena Zapata y Luca, une su tiempo libre con otra pasión: la medicina.