Cómo será el fracking en Mendoza: Cornejo reglamentó la actividad y busca inversiones

El Gobierno hizo oficial la reglamentación de la "fractura hidráulica". Hay exigencias distintas según el proyecto. Incluyen consulta a pueblos originarios.

Compartir

El Gobierno hizo oficial la primera reglamentación para el uso del fracking o fractura hidráulica como técnica para la exploración y explotación del petróleo no convencional en Mendoza.

El decreto es complementario a las normas que regulan la actividad petrolera y se gestó tras dos hitos: la primera experiencia práctica de fracking en Mendoza y una audiencia pública donde se puso a consideración el proyecto de reglamentación.

La norma firmada por el gobernador Alfredo Cornejo tiene algunas diferencias respecto a la propuesta original. Se le agregaron controles y voces para informar sobre los proyectos, como la de los pueblos originarios, y se oficializa que habrá diferenciación en las exigencias según el tipo de proyecto: los pozos nuevos deberán tener una Manifestación de Impacto Ambiental, que incluye un estudio desde cero y audiencia pública.

Los pozos que tengan explotación convencional y sobre los que se quiera usar fractura hidráulica podrán hacerlo con un proceso de “aviso de proyecto”, que es más rápido y en vez de audiencia exige consulta pública.

En el Ejecutivo tomaron como prioritario el tema. Y, como ha hecho Cornejo en otros ámbitos, decidieron ejecutar y luego reglamentar. Por eso el año pasado de autorizó la fractura hidráulica en 4 pozos explotados por la empresa El Trébol en Malargüe. En base a esa experiencia, que fue cuestionada judicialmente, se elaboró la reglamentación. Ahora, aseguran en el Gobierno, ese proyecto podrá pasar a la etapa de explotación, con una importante promesa de inversión.