La construcción del parque solar fotovoltaico más importante del Este provincial comenzó a tomar forma definitiva con la instalación de los paneles y trackers, que son las estructuras soporte que orientan las placas para que estén siempre perpendiculares a la radiación solar.

El subsecretario de Energía y Minería de la provincia, Emilio Guiñazú, confirmó que ya llegaron todos los componentes para conformar el parque dentro del PASIP, con más de 4000 paneles que generarán 1,5 MW de potencia instalada que se inyectará al sistema interconectado eléctrico, pudiendo abastecer unas mil viviendas.

Según las estimaciones, el parque solar de energía renovable comenzará a funcionar en marzo, ya que la instalación de los equipos es un trabajo que se realiza de forma rápida. Cabe recordar que, entre sus beneficios, el sistema tiene un costo de mantenimiento nulo, luego de la inversión inicial que alcanzó los 2,5 millones de dólares financiados por la sociedad conformada entre EMESA y la Cooperativa Eléctrica de Godoy Cruz.

El proyecto forma parte de los contratos firmados por Mendoza para el Renovar 1,5 bajo la particularidad del alto contenido local de construcción. “Queríamos que las energías renovables dejasen un valor agregado para que no se transformasen en un negocio estrictamente financiero, lo que hicimos fue calificar proveedores locales para proveer los componentes y la empresa Schneider Eléctrica se nacionalizó para vender parte de sus productos y atender este parque, ya lo que venga después será con todo contenido local”, especificó Guiñazú.

En este sentido, el funcionario remarcó que “este es el primer paso del camino que estamos haciendo para nacionalizar la producción de estos equipos para traer proveedores a Mendoza”.

El parque solar de San Martín se emplaza en un terreno de 4 ha aproximadamente, en la localidad de Palmira.

Las características propias del suelo, la radiación recibida, la inexistencia de sombras provocadas por construcciones o vegetación, así como la cercanía a los polos industriales provinciales, fueron los factores que hacen del terreno seleccionado un lugar propicio.

La obra y mantenimiento demandará alrededor de 30 puestos de trabajo directo y 13 puestos indirectos, y unas 5 personas para mantener operativo el parque.