Confluencia, a 3.500 msnm, tendrá energía solar (la UTN lo hizo)

Ingenieros y estudiantes de la UTN Mendoza y la Secretaría de Ambiente mejoran los servicios en el Aconcagua.

Compartir

En una reunión llevada a cabo en la Secretaría de Ambiente y Ordenamiento Territorial entre la directora de Recursos Naturales, Mabel Chambouleyron, y Graciela Affranchino y Humberto Vinante, miembros del Departamento de Ingeniería Química de la Universidad Tecnológica nacional (UTN) Mendoza, se evaluaron los resultados de las mejoras tecnológicas implementadas el campamento Confluencia, a 3.400 msnm.

La titular de la Dirección de Recursos Naturales Renovables (DRNR) declaró: “Gracias a los estudios e implementaciones que vienen realizando investigadores y estudiantes de la UTN en Confluencia, actualmente contamos con una planta potabilizadora que provee agua a toda la población del campamento y con provisión de energía para luz, comunicaciones y servicios”. Y agregó: “La intención es disminuir al máximo el impacto ambiental permitiendo el disfrute de este maravilloso escenario natural”.

En el campamento Confluencia se colocaron paneles solares que además de proveer energía para servicios indispensables como potencia motriz, comunicaciones satelitales y carga de baterías recargables, alimentan a una planta de tratamiento que mejora la calidad de agua para consumo.

El proyecto

La UTN inició este proyecto en 2009, con el soporte de la Unidad de Vinculación Tecnológica de la Facultad Regional Mendoza, dependencia que asesora en líneas de financiamiento para investigación y resultó seleccionado por el Programa de Proyectos Federales de Innovación Productiva PFIP 2009-1 de la Nación, en 2011. Se organizó en tres etapas, que se realizaron desde diciembre de 2016 hasta marzo de este año.

Vinante explicó que en la primera etapa se realizaron mediciones y análisis de las condiciones biológicas y fisicoquímicas de las aguas en la zona del Parque Aconcagua, desde Confluencia aguas abajo, y destacó: “Realizamos un estudio detallado de los recursos renovables disponibles, como viento, saltos de agua y radiación solar”.

Luego se instaló la planta potabilizadora de agua por ósmosis inversa, accionada por energía solar. Esta planta de 1 KW de potencia fotovoltaica también brinda energía para comunicaciones, alimentación eléctrica y servicios.

La tercera etapa se realizará durante la campaña próxima y consiste en la instalación de una planta de tratamiento de efluentes.

La Secretaría de Ambiente recuerda que no es necesario que los visitantes y andinistas lleven su propia agua, ya que pueden consumir y aprovisionarse de agua potable en el campamento. También se recomienda el uso de pilas y baterías recargables para disminuir la acumulación de residuos en altura.