Cuatro espacios mendocinos declarados Monumento Histórico Nacional

El balneario Playas Serranas, actual Museo de Ciencias Naturales y Antropológicas Juan Cornelio Moyano, el emblemático Edificio Gómez y las escuelas Daniel Videla Correas y Justo José de Urquiza fueron declarados monumentos históricos nacionales, a través del Decreto 624.

Compartir

 

En el Boletín Oficial de ayer, el presidente de la Nación, Mauricio Macri, declaró monumentos históricos a estos edificios representativos de Mendoza. El decreto incluye al Balneario Playas Serranas, ubicado en el extremo sur del lago del parque, proyectado en 1936 como “sitio de recreación abierto para quienes no podían acceder a los natatorios de los clubes situados en el Parque General San Martín”.

Además, señala que “por sus rasgos de carácter náutico: volúmenes con superficies blancas, ventanas corridas, circulares, terrazas a modo de cubierta, barandas metálicas y conjunto de escaleras, antenas y mástiles, es considerado uno de los mejores exponentes del yatch-style en la República Argentina y en América Latina”.

También destaca que Playas Serranas alberga al Museo Juan Cornelio Moyano desde 1989, y la declaratoria provincial, ocurrida en 1998, como Bien de Patrimonio Cultural de la provincia de Mendoza.

Asimismo, el decreto menciona el Edificio Gómez, que fue proyectado en 1954 por el arquitecto Manuel Civit y resalta que es “el primero por su altura y edificación horizontal en la Ciudad de Mendoza”.

Sobre la Escuela Daniel Videla Correas, de Ciudad, se resalta que fue proyectada en 1936 por los arquitectos Manuel y Arturo Civit, durante la gobernación de Guillermo Cano, con el fin de satisfacer la creciente demanda educativa de la población. Sostiene que “el particular diseño de esta escuela se ha convertido en un representante de la arquitectura escolar moderna y exponente del estilo racionalista en la República Argentina”.

Igualmente, sobre la Escuela Justo José de Urquiza, ubicada en Maipú, el decreto 624 dice que también fue proyectada por los arquitectos Manuel y Arturo Civit, durante la gestión del gobernador Guillermo Cano, y la destaca, al igual que la Escuela Videla Correas, como un ícono de la arquitectura escolar moderna.