Después de los vinos, Marcelo Tinelli impulsa su bodega propia en Mendoza

El conductor televisivo ya tiene diseñada una bodega con una capacidad vínica de 500 mil litros que puede escalar hasta 3 millones. La bodega se hará en el complejo Dragonback de Alto Agrelo, donde Tinelli es propietario de 120 has, y su construcción comenzará en 2019. / Por Oscar Pinco

Compartir

Marcelo Tinelli junto a su socio Hernán De Laurente son dueños de 120 hectáreas dentro del complejo de viñas Dragonback en Alto Agrelo, de cuyos viñedos elaboran los vinos de Lorenzo de Agrelo, y donde ya tienen diseñada una bodega con una capacidad vínica de 500 mil litros que puede escalar hasta 3 millones. Si bien aún no tiene fecha de iniciación de obra, la misma comenzaría a construirse en 2019.

El ingeniero agrónomo Matías Prieto es uno de los responsables técnicos del proyecto (junto a Alejandro Sejanovich y Jeff Mausbach) a cargo fundamentalmente del trabajo en el viñedo.

En diálogo con EcoVinos, dijo:

La bodega ya está diseñada, es cuestión de tiempo cuando (comenzará a construirse), todavía no lo sabemos, ya se ha trabajado con arquitectos, y se determinó el espacio donde se construirá la bodega. Está todo absolutamente diseñado. Por ahí recibimos una sorpresa y empezamos mañana. Pero seguramente será muy pronto, pero la verdad es que hoy por hoy no tenemos definición de la fecha exacta del inicio de obra, pero el sueño está, por lo que la bodega va a venir. La idea de capacidad vinaria de la bodega es arrancar con medio millón de litros, y estirable a 3 millones de litros.

-¿Contanos acerca del proyecto de vinos Lorenzo de Marcelo Tinelli?

-Lorenzo nace en el año 2012. La idea es un proyecto en conjunto de Marcelo tinelli con Hernán De Laurente y es un proyecto que nace con un sueño, que los chicos vinieron a compartir acá con un amigo Fede Ribero porque les gusta mucho el vino y empezaron a compartir, conocieron a Ale (Sejanovich) quién les recomendó ese lugar y los chicos se metieron de una, compraron y empezaron con este sueño que hoy por suerte ya lo estamos llevando a cabo y hemos largado la línea Lorenzo de Agrelo. Hoy pudimos probar Mártir, que es nuestra línea de entrada, con un Chardonnay del Valle de Uco; un Malbec de Alto Agrelo de la finca, y también un Cabernet Franc del mismo lugar.

-¿Explica lo de los 3 Malbecs distintos, pero de la misma finca?

-La línea Lorenzo son tres malbec distintos: Lo Bendito; Lo Sagrado; y Lo Divino, que la particularidad que tienen es que son tres viñedos, tres parcelas muy chiquititas, que tienen diferente exposición solar, y eso hace que tengan cualidades diferentes, y es lo divertido de tratar de enseñarle al público que estás hablando de un Malbec hecho por la misma gente, de la misma finca, pero que son distintos entre sí.

-¿Y el vino ícono?

-Como vino icono probamos Fede, que es una parcela particular, porque es la más alta de la propiedad, con muy baja producción donde creemos que tenemos un potencial gigante. Más allá de que el vino hoy este tremendo, es un vino para guardar, esperar, y va a sorprender mucho. Ya lo hemos visto con las añadas anteriores, tenemos guardadas botellas que no se venden más y es un poco el juego.

-¿Como piensan darle escala al proyecto?

-El proyecto va a ir creciendo a medida de que veamos el público cómo va respondiendo a los vinos, que hoy por hoy vienen muy bien. Entre los socios tienen 120 hectáreas y hoy estamos con una producción de alrededor de las 25 mil botellas. Hoy se vinifica en la bodega de Sejanovich y Mausbach en Chachingo, pero la idea es hacer una bodega dentro del proyecto, y cuando la tengamos vamos a seguir creciendo, pero siempre guardando la premisa y el compromiso con el cliente de ser muy fieles a la hora de la calidad, y esa es nuestra limitante y por ello tenemos una limitación de producción.

-¿Pero de a poco van creciendo?

-Nosotros vamos creciendo en producción, siempre teniendo en cuenta la calidad. Todo lo hacemos en base a sensorial, es decir degustación de bayas, caminar y probar, probar, probar, y la verdad que cuando vas creciendo en cantidad esas limitantes de decir cosechamos hoy, mañana, o pasado, se te van limitando. Pero hay una proyección a aumentar los volúmenes.

-¿Cuales son los valores retail?

-Los valores de los precios retail arrancamos con $800 en la línea Mártir; después pasamos a $1200 aproximados en la línea Lorenzo; y cerramos en $3000 con la línea Fede.

-¿Cómo se componen el equipo técnico?

-En la parte técnica trabajamos en conjunto los tres, yo más dedicado a los viñedos, y Alejandro Sejanovich y Jeff Mausbach más en la bodega. De hecho yo llego al proyecto a través de Alejandro Sejanovich que me presenta. A la hora de la vinificación estamos siempre los tres trabajando, somos un equipo, no tenemos roles determinados, sino que todos lo vamos llevando adelante. Obviamente que cada uno tiene sus cualidades para algunas cosas.