A poco más de un año de la creación de la Oficina de Conciliación Laboral (OCL), una de los proyectos impulsados por el ejecutivo provincial para reducir los niveles de litigiosidad laboral y acortar los tiempos de la resolución de conflictos, afirman desde la Subsecretaría de Trabajo que los resultados han sido muy buenos y que los porcentajes de acuerdos en las audiencias son similares a los que se registran a nivel nacional.

Según los datos de la Subsecretaría de Trabajo, de las 9.000 causas que ingresaron a la OCL desde noviembre de 2017 a la fecha, se logró conciliar un acuerdo entre empleador y trabajador en un 46% de los casos. En consecuencia se han reducido en un 60% la cantidad de causas que ingresan al fuero laboral de la provincia. Respeto al 54% que no llegó a un acuerdo extrajudicial los motivos pueden ser varios aunque los más habituales son por falta de acuerdo, incomparecencia de algunas de las partes a las audiencias o por la posibilidad de que se esté vulnerando algún derecho del trabajador.

En ese balance el subsecretario de Trabajo de la provincia, Carlos Segura, reconoció que aún resta hacer algunos ajustes para cumplir con el plazo máximo de 35 días que fija la ley para la resolver los conflictos.