Dos mendocinos crearon el primer espumante con hierbas (único en el mundo)

Se trata de Kalkú, un vino espumante aromatizado con hierbas desarrollado por el enólogo Jorge Foot Mayze y su socia Liliana Márquez.

Compartir

Dos emprendedores mendocinos, Jorge Foot Mayze e Irene Márquez, lanzaron al mercado un novedoso producto.

Se trata de un vino espumoso compuesto, nueva categoría creada por el Instituto Nacional de Vitivinicultura (INV) hace algunos años, fue bautizado como Kalkú de las arenas. Tiene dos variedades, el rojo es suave, con 31 hierbas, y el verde es natural, de 11 hierbas. Este es el primer producto de estas características que se hace en Mendoza. Lo llaman espumante compuesto por las hierbas que contiene. “El nombre es huarpe, significa hechicero”, indicó Jorge Foot Mayze.

Foot Mayze explicó que “se parte de una base de champagne extra brut al que se le agrega, al momento de expedición, una maceración hidroalcohólica vegetal de un conjunto de hierbas en distinta proporción. Este es el primer producto con estas características que se hace en Mendoza, luego de la aprobación de la categoría vino espumoso compuesto”.

Sus creadores están en trámites para comercializarlo y buscan financiamiento para hacerlo. “Este proyecto empezó jugando, haciendo ensayos. El INV nos apoyó mucho y nos asesoró. Presentamos este producto en un foro del INV y en la feria internacional Vinandino, donde obtuvimos puntaje de medalla de plata”, agregó Jorge Foot Mayze.

Para finalizar, el empresario destacó: “Hoy buscamos financiamiento para la elaboración, fraccionamiento y la publicidad para venderlo. El champagne no debió nunca transformarse en una bebida de élite, eso dificulta la comercialización”.

Según cuentan los impulsores de esta idea, el proceso se inició jugando: “Se nos ocurrió mezclar yuyos con burbujas, el resultado tuvo una inusitada aceptación en el grupo de amigos, colegas y una enorme cantidad de personas de los orígenes, actividades y costumbres más diversas, quienes individualmente y en grupos nos alentaron a desarrollar este novedoso y original producto”.

El producto en sí se trata de un vino espumoso macerado con hierbas, la primera se logra con una mezcla de 31 hierbas, -el suave- todas aromáticas, amargas e inocuas, y se caracteriza por ser más aromático, suave y untuoso en el paladar, y como variante de esta se apeló a las 11 hierbas que dan más amargo con lo que se crearon la segunda alternativa, -el natural- que es muy diferente a la primera, con un sabor y perfume característico con un muy largo final en boca.

El Gobernador Cornejo, que recibió a los emprendedores, opinó: “En los años 90 se encasilló al champagne como un producto de élite y esto ha retraído el consumo. Actualmente hay 90 establecimientos que producen champagne, es un llamado de atención tras la diversificación”. De esta manera, el mandatario provincial valoró la iniciativa de los emprendedores que “le buscaron la vuelta, con creatividad, en un mercado muy difícil”.

Kalkú, una denominación bien autóctona

Este espumante nació en Mendoza y hubo que modificar la Ley Nacional de Vinos 14.878 para poder describirlo, lo que lo erige en el primer producto vínico de origen argentino en la historia universal de la industria vitivinícola, que data de hace más de 6.000 años de antigüedad, y no se ha podido encontrar, pese a la intensa búsqueda, nada parecido ni en sus características ni con su método de elaboración.

Por ello es que -atentos a su nacimiento en Mendoza- lo consideran originariamente huarpe, de allí el nombre elegido, Kalkú de las arenas, donde en huarpe milcayak significa “hechizo” o “hechicero” y de las arenas para identificar su impronta y vinculación con el desierto Huarpe.

El contacto de los impulsores de Kalkú es: Jorge Guillermo Foot Mayze, correo: [email protected] y teléfono: 2615337477. Irene Liliana Márquez, correo: irenematquez [email protected] y teléfono: 2616583237.