Reciba diariamente nuestro Newsletter con las mejores noticias de economía y negocios de Mendoza y la región.

Suscríbase aquí

Dos proyectos mendocinos en la final de un concurso de turismo innovador

Están entre los 22 mejores de un total de 1.000 propuestas que fueron presentadas en el país para mejorar los servicios y atraer turistas. Se trata de una aplicación para celular: a conseguirle cabeza al Futre, y una Reserva natural inclusiva: un Manzano Histórico sin límites.

Equipo de profesionales. Fernanda Arosteguy, Mariela Farrando y Alfredo Muñoz.
Compartir

Están entre los 22 mejores de 1.000 proyectos. Estas cifras dan cuenta de lo lejos que llegaron dos propuestas surgidas en Mendoza para mejorar los servicios y atraer más turistas a la provincia. Es que después de superar varias instancias de selección, están en la final del certamen Innovar para Viajar, que el Ministerio de Turismo de la Nación creó para financiar con hasta casi $450.000 –para el primer puesto– a los proyectos más originales.

Desde Mendoza, los que se presentaron y llegaron hasta esta última posibilidad de premiación son “Una reserva natural sin límites”, surgida de un equipo de profesionales para desarrollarse en Tunuyán, y “El Futre”, cuya mentora es Carolina Ferdaza, de Junín.

El 21 de setiembre se sabrá a quiénes, finalmente, el jurado eligió para recibir los premios.

La convocatoria abrió en octubre de 2016 y planteaba tres desafíos para las propuestas: más empleo, más extranjeros viajando por Argentina y más argentinos viajando por el país.

Para poder llegar a la final, tanto los mendocinos como el resto de los 20 mejores mentores tuvieron que sortear varias instancias que incluyeron, por ejemplo, el voto y los comentarios de los que accedieron a conocer de qué se trataba cada proyecto, publicados en la página oficial. Después fue un jurado el que decidió cuáles competirían en la final.

Los mendocinos buscarán concretar sus ideas más allá de los resultados obtenidos en el concurso.

Una aplicación para celular: a conseguirle cabeza al Futre
“La propuesta sobre todo busca favorecer a los que están alejados del centro y sobre todo a los de atractivo histórico. La aplicación tendría la función de contar de distintas maneras e idiomas la historia de los lugares con videos, audio o para ir leyendo. Así también se incluye a un público discapacitado para que tenga idea de dónde está”, resumió Carolina Ferdaza (27) el espíritu de El Futre, la propuesta con la que se presentó al premio Innovar para Viajar.

Para lograr su cometido, ideó una aplicación para celulares que consiste en un juego para que el viajero recorra los sitios turísticos mendocinos, alentado por aquellos que contengan el nombre de un personaje del folclore provincial para darle una identidad a cada lugar. Consta de un mapa (y GPS) y cada punto aporta un puntaje al ser visitado y contiene elementos como cabezas humanas y herramientas de ferrocarril que suman al rédito virtual del jugador, quien luego canjeará sus puntos por descuentos en estadías, restoranes, combustibles y otros premios, según lo recolectado.

La particularidad: los sitios que mayor puntaje asignen serán los de valor histórico, como también aquellos que se encuentren alejados del Gran Mendoza, por la idea de fomentar el turismo fuera del área urbana y el que carece de promoción.

“Tiene una funcionalidad para el turista para que sea útil si viene y quiere conocer lugares que no son los típicos de las guías de turismo o internet. Tiene la posibilidad de que los lugareños opinen y recomienden los lugares o atractivos de sus zonas”, agregó su creadora, que es profesora de Historia y técnica en Hotelería, oriunda de Junín. Junto con ella trabaja un hermano y un amigo, que colaboran con las especificaciones de diseño.

Lo más innovador del proyecto es la intención de hacer jugar al turista. “Varios estudios han demostrado que a los adultos les agrada la idea de ‘volver a jugar’, y esto se ve aumentado al momento de un viaje de placer y en un contexto de distensión. El juego intenta promocionar los sitios turísticos poco explotados de una manera diferente a lo tradicional, proporcionando entretenimiento”, agregó Ferdaza.

Reserva natural inclusiva: un Manzano Histórico sin límites

“Una reserva natural sin límites” es el nombre de otro de los proyectos mendocinos que llegaron a la final, que surgió de un trabajo que viene realizándose desde hace años y que busca continuarse, obtengan el premio o no, para que el Manzano Histórico sea un destino accesible. Los mentores son Fernanda Arosteguy, Alfredo Muñoz y Mariela Farrando.

Que las personas con discapacidad no deben quedar fuera de la actividad turística porque el turismo accesible es un derecho y a la vez una oportunidad para todos, ya que no sólo beneficia a ciertos colectivos sino a todo el sector turístico, es uno de los fundamentos que plantearon al presentarse en la convocatoria de la Nación.

Entre otras acciones la propuesta apunta en lo concreto y creativo a que desde el centro de recepción al visitante ya se presente a este paraje de Tunuyán con el símbolo internacional de accesibilidad, con la leyenda Reserva Accesible. Esto implica estacionamiento diferenciado, entrega de sillas de ruedas para un recorrido más cómodos, MP6 con audio guía para todos los recorridos, audiovideos guías para los niños y entrega de mapas con los circuitos accesibles demarcados para el uso de silla de ruedas. Todos los museos y muestras tendrían rampas de acceso, y todos los anchos de puertas y servicios sanitarios permitirían el ingreso a personas con silla de ruedas. En los puntos estratégicos estarían colocados carteles en Braille en español y en inglés, entre otros avances.

Sin embargo, la idea busca impactar también en el tejido social de la comunidad, de los prestadores turísticos y habitantes del lugar mediante el asesoramiento, capacitación en atención a la diversidad como importante herramienta y fuente laboral.

“A diferencia de otros, en la propuesta de valor y en las acciones no nos hemos modificado. Lo que sí, gracias a un mentor, hemos ampliado el perfil del usuario. Más allá de las personas con limitaciones permanentes o temporarias, también ampliar la accesibilidad en términos de calidad, para todos en general. La accesibilidad y sustentabilidad basadas en la calidad”, comentó Arosteguy, acerca de lo que sumaron.