Economía del conocimiento: ¿puede Mendoza tener un unicornio? (empresas de más US$ 1.000 M)

Mendoza busca ser un polo de innovación. Cuenta con siete universidades y un alto número de profesionales por cada 1.000 habitantes. En ese contexto, ¿puede surgir en la provincia una empresa a partir de una idea innovadora que llegue a valer más de US$ 1000 millones?

Compartir

En el mundo, la tecnología no se toma descanso ni a la hora de dormir. La buena noticia es que en Argentina tampoco. Algunas empresas de tecnología son más afortunadas y con el dólar por encima de los $ 28 les llueven pedidos desde el exterior.

Otras se conforman con abrir nuevas oportunidades. Lo cierto es que en este sector y para la gran mayoría, el dólar alto es una ventaja que reduce costos en empresas en las que los salarios profesionales tienen alta incidencia.

Por cierto, en las firmas dedicadas al conocimiento hace mucho que nadie baja las persianas. Más aún, las tasas de crecimiento son vigorosas. En 2017 esta industria creció 20% con exportaciones por US$ 6.500 millones que representan el 8% del total. Contabilizan 430.000 empleados.

A simple vista, parece no haber contratiempos, salvo cuando tienen que cazar talentos. Y precisamente esa limitación está impulsando nuevos corredores del conocimiento y provincias con planes concretos y políticas activas.

El último ejemplo es Mendoza que busca ser un polo de innovación. Cuenta con siete universidades y un alto número de profesionales por cada 1.000 habitantes. Reune otra condición que se tiene muy en cuenta: es una ciudad agradable para vivir. El gobernador Cornejo acaba de contratar al experto Carlos Pallotti para generar un ecosistema.

Para el proyecto se apoyan en la líder Belatrix, desarrolladora de software a medida nacida en Mendoza, y que se expandió por la región, inaugurando uno de sus centros de investigación en Bogotá.

En la Argentina, la ciudad Buenos Aires ya compite con las diez ciudades top de la innovación y sigue escalando posiciones de la mano de los avances en medicina y el atractivo de pacientes que llegan desde el exterior para servicios de alta gama.

Córdoba también juega en las grandes ligas pero entre los 25 mejores lugares del planeta para la tecnología.

Es poco conocido que el 50% de los anti virus de McAfee, líder en seguridad informática y que pertenece al fondo estadounidense TPG, se producen en la capital cordobesa que tiene registradas 9 patentes en EE.UU.

Otro tanto pasa con Hewlett Packard que de sus 50 soluciones más vendidas, 20 se producen en Córdoba. Y Vates,de capitales cordobeses y dedicada al software, compró Nostromo, con base en la estadounidense Dallas.

Entre los corredores del conocimiento en plena evolución, se destacan el de Mar del Plata-Tandil, muy impulsado por Globant.

O el de Santa Fe-Paraná que se puso en el radar de la mano de la Universidad del Litoral y sus parques tecnológicos. Y que tiene otro núcleo en Rosario que cobija entre otras a Bioceres en el firmanento mundial de la biotecnología.

Tucumán, tan popular por los limones, está saltando a la fama global con Censys, experta en sistemas para la administración de entidades financieras.

Si se consulta a Pallotti quiénes pueden ser los nuevos unicornios, esas empresas que valen más de US$ 1.000 millones y se han transformado en las nuevas multis argentinas como Mercado Libre, Despegar. OLX y Globant, el experto no duda: “Belatrix, el Grupo Assa, que ofrece servicios de consultoría y Technisys, experta en banca digital”.

Los unicornios son compañías surgidas de proyectos vinculados con ideas innovadoras que llegan a valer más de US$ 1000 millones.

-¿Cuál es el talón de Aquiles de este sector?, se insiste.

-Los millennials rechazan las ciencias duras, aquí y en todos lados. Hay que innovar en la manera de desarrollar las habilidades digitales, sobre todo de personas que están fuera del sistema educativo. Hay ejemplos de mozos, obreros de la construcción y policías que se convirtieron en excelentes programadores, dice contagiando entusiasmo.