El steel frame pasará a ser construcción tradicional (buena noticia para desarrolladores)

Se espera que el sistema se generalice en la provincia. Con steel frame, una vivienda puede concluirse en 45 días con ahorro de materiales y mejor aislamiento térmico.

Compartir

A través de la Resolución 5-E, la Secretaría de Vivienda y Hábitat de la Nación habilitó la extensión en la denominación de “construcción tradicional”, a los sistemas basados en steel framing o “en seco”. Hasta ahora estaba reservada para el método tradicional de ladrillos y columnas de hormigón. La medida era esperada por el empresariado que se verá beneficiada por una reducción de los costos y mayor capacitación de la mano de obra.

Por su definición, el steel frame o framing consiste en un sistema de construcción a través de “estructuras de perfiles conformados en frío de chapa cincada para uso de estructuras portantes de edificios”.

En Argentina, había sido resistido durante mucho tiempo, ya que según estudios técnicos era inferior al tradicional de ladrillos y columnas. Sin embargo, desde el Gobierno Nacional atendieron a los avances aplicados en otros países (Estados Unidos y naciones escandinavas), donde se reemplazaron materiales para garantizar la seguridad de las estructuras, hoy aplicadas a la edificación de viviendas sociales.

En la práctica, se basa en estructuras metálicas, de acero galvanizado, donde las paredes se conforman con diversas capas de materiales, como lana de vidrio, poliestireno expandido (telgopor), yeso, entre otros. No usa ladrillos y su condición “en seco” lo independiza relativamente de los tiempos de secado de las obras tradicionales y de los vaivenes del clima para avanzar en la construcción.

Según los especialistas, potencia la eficiencia en el uso de los materiales, donde hay poco derroche ni escombros. Por esta razón es que también es conocida como “obra limpia”.

A estas condiciones se suma el carácter aislante de los materiales, que preservan el calor o el frío según la necesidad, a niveles que ningún ladrillo u otro material alcanza y que le extienden el certificado de defunción a la humedad. Una especificación que las vuelve atractivas en los terrenos mendocinos, afectados por suelos salitrosos y amplitud térmica del ambiente exterior.

Un “plus” lo constituye la reducción significativa de costos, ya sea por el valor de los materiales, como por el tiempo que se emplea para el desarrollo inmobiliario.

De acuerdo a cálculos de mercado, una casa estándar con este sistema puede terminarse en un tiempo máximo de hasta en 45 días, mientras que la mayoría de los contratos “llave en mano” para viviendas con más desarrollo se estipulan en seis meses.

El sistema no usa ladrillos y su condición “en seco” lo independiza relativamente de los tiempos de secado de las obras tradicionales.

Además del impulso esperado en el sector inmobiliario, la resolución abre la puerta para el desarrollo de la industria de la construcción a un sector más tecnificado.

En países donde se implementa desde hace décadas, se pueden encontrar empresas que construyen las viviendas en talleres especializados, de los cuales se trasladan los módulos hacia los lotes listos para ser usados por sus propietarios.