Reciba diariamente nuestro Newsletter con las mejores noticias de economía y negocios de Mendoza y la región.

Suscríbase aquí

Es mendocino, doctor en Física y estudia el universo para la Universidad de Columbia

Se llama Juan Marcos Santander, nació en San Rafael y trabajo varios años en el Observatorio Pierre Auger. Actualmente su actividad está abocada a la astro física. Tiene una beca doctoral en una de las universidades más prestigiosas de EEUU.

Compartir

Muchas personas eligen esforzarse para aprender nuevas cosas, ganar nuevas experiencias y llegar a ser la mejor versión de sí mismos. Seguramente este fue el motivo que tuvo Juan Marcos Santander para un observar el cielo buscando encontrar respuestas en su misteriosa inmensidad.

Nació en San Rafael, fue criado en Real del Padre y se define como un estudioso y amante del saber que “esconde el universo”. Es doctor en física, actualmente trabaja en la Universidad de Columbia, Nueva York, Estados Unidos, donde su principal actividad está abocada a la astro física, es decir, al estudio de los astros, cómo funcionan, y la radiación de alta energía que viene del universo.

Juan Marcos comentó que “estudié Ingeniería electromecánica en la UTN, me recibí en el 2007 y trabajé algunos años en el Observatorio Pierre Auger de Malargüe, donde conocí a quien luego sería mi profesor de tesis de doctorado en Wisconsin, lugar donde realicé dicho estudio a partir del 2009, terminándolo en el 2013. En 2014 nos mudamos a Nueva York con mi familia, mi mujer Elisa y mis dos hijas, Florencia ,que nació en San Rafael, y Ema que nació en Wisconsin”, comentó sobre su llegada al país del norte.

Agregó que “mi doctorado lo hice en un proyecto que está en el Polo Sur, en el Antártico, se trata de un observatorio de partículas. Es básicamente un metro cúbico de hielo que detecta partículas que vienen del cosmos y en la forma en que lo hacen. Funciona buscando un pequeño destello de luz que las partículas producen una vez que pasan por el hielo de la Antártida. Para poder detectar esos destellos, se ponen detectores de luz en el hielo entre 1 y 2 kilómetros y medio de profundidad. Básicamente, es un enorme cubo de hielo que detecta partículas que nos sirven para estudiar e intentar determinar de dónde vienen, con el objeto que nos permitan resolver interrogantes sobre la astrofísica actual”, explicó el investigador.

Agregó que “una de las misiones principales de este observatorio del polo sur es la de saber el origen de los rayos cósmicos. Éstos son las partículas de mayor energía que vienen del universo y se detectaron hace 100 años por Víctor Hess, pero aún no sabemos a ciencia cierta de donde provienen. Suponemos que son restos de la explosión de alguna estrella que llamamos supernovas o también de los núcleos de galaxias muy lejanas que contienen agujeros negros súper masivos”, explicó.

Explicó que “actualmente estoy con una beca doctoral en la universidad de Columbia en dos proyectos, son dos telescopios de rayos gammas, se trata de radiación como la luz visible pero de mucha más energía. Uno de estos telescopios, se llama Veritas, está en el sur de Estados Unidos, en Arizona. También estamos proponiendo la creación de otro telescopio llamado CTA, que va a instalarse en dos sitios, uno va a estar cerca de las Islas Canarias en España, y el otro en un cerro del Desierto de Atacama en Chile.

La idea es tener cubierto con telescopios el hemisferio Norte y el hemisferio Sur, y observar rayos Gammas que vienen de los espacios profundos, pudiendo observar las energías más extremas de universo, observando explosiones de estrellas, agujeros negros en el centro de las galaxias más lejana, detectar la materia oscura que no hemos podido detectar pero sabemos que existe en el universo, es decir preguntas importantes para la física que estamos tratando de resolver”, comentó.

En cuanto a nuestro país, expresó que “extraño a mi familia, mis amigos, todo, la comida, las tradiciones. Cuando se está afuera se notan las diferencias con otras culturas. En casa tratamos de hablar todo el tiempo en castellano, compramos yerba, dulce de leche, esas cosas que te hacen estar más cerca, porque se extraña”, comentó.

Sobre la posibilidad de volver a nuestro país, dijo que “desde afuera es difícil hacer un diagnóstico porque uno lo ve a través de los medios el tema de la ciencia. Se venían haciendo cosas bastante buenas, creo que ahora ha cambiado y hay recortes, pero pienso que con tecnología y ciencia se saca un país adelante. Siempre trato de ser optimista con el futuro de Argentina, no tenemos muy en claro cómo será allá, pero por ahora mi plan es seguir acá. Ojalá que pueda hacer algo para involucrarme en algún proyecto que tenga mi país y trabajar con la gente de punta y esos cerebros privilegiados que tenemos”, finalizó. Fuente: Diario San Rafael