Gimenez Riili abrirá una escuela de música en Guaymallén

La desarrolladora convocó al percusionista Germán Castillo a brindar talleres para el staff de la desarrolladora. Ahora tienen previsto abrir una escuela de música en Guaymallén y con una banda de artistas locales brindar shows solidarios.

Compartir

Es conocido el poder de la música para mejorar el ánimo, movilizar emociones, reducir el estrés y mucho más recientemente, para aumentar la eficiencia en el ámbito del trabajo.

Hay estudios que indican que escuchar temas agradables durante la jornada laboral mejora la productividad, incrementa la atención, te vuelve más eficaz.

Juan Manuel Giménez Riili fue un poco más allá con la idea de incorporar la música en el seno de su desarrolladora inmobiliaria. Así fue que convocó al percusionista Germán Castillo para que brindara un taller de música a su equipo de colaboradores. A esa primera experiencia de sólo un día de duración, se le sumó una nueva propuesta que se prolongó por un mes y medio y consistió en un taller de samba reggae.

El staff completo de Giménez Riili, incluido el propio Juan Manuel, se presentaron con sus instrumentos y su música al finalizar el 2° Circuito Giménez Riili, la maratón que recorre las calles y El Bosque de Rodeo del Medio.

Las ganas de continuar ligados a la música motivaron la incorporación de instrumentos de viento a la formación y lo aprendido en las jornadas artísticas post-trabajo, se pudo exhibir en la fiesta que la empresa brindó para fin de 2018.

“Me encontré con un grupo muy predispuesto a aprender y divertirse”, así resume Germán Castillo su primera impresión de la experiencia musical junto a la gente de Giménez Riili.

“La percusión es siempre un proyecto grupal, en el que todos somos importantes, no hay un protagonista, todos aportamos al sonido final”, agregó acerca de la experiencia de pensar en una iniciativa musical para movilizar valores como el team building, a través de actividades que fomenten el trabajo en equipo y la cohesión con el objetivo de mejorar la coordinación entre los colaboradores y su relación con la empresa.

“Viví los talleres de percusión como la mejor manera de descontracturarnos después del trabajo, dejar el celular por una hora y hacer música que me encanta. Y aunque al comienzo fue sólo diversión, de a poco todos nos fuimos comprometiendo cada vez más y resultó algo muy bueno que refleja lo que somos como empresa”, comenta Santiago Rez Masud, director de contenidos de Gimenez Riili.

Escuela de música y banda con el sello #GoEast

“Así como pasó con los murales que encaramos en la zona –más de 40 en 2018– queremos extender este proyecto artístico que tantos beneficios trajo para nuestro trabajo en la oficina”, comentó el CEO de Giménez Riili Desarrollos Inmobiliarios.

La intención de la empresa es impulsar la apertura de una escuela de música que funcionará en el predio del Pueblo Nuevo Service Center. Allí niños, jóvenes y adultos de Guaymallén y alrededores podrán tomar clases individuales de canto, guitarra, teclado, batería y percusión grupal.

“Queremos que sea una institución accesible, que le permita a los vecinos disfrutar de la música sin tener que trasladarse largas distancias”, agregó Castillo, quien está pronto a convertirse en Licenciado en Música Popular con especialización en percusión y tendrá a su cargo la coordinación de esta escuela.

Otra iniciativa musical que ya tiene agenda concreta en 2019 es la presentación de una banda de reggae impulsada por Giménez Riili. Con 13 artistas locales en escena y acompañados por los músicos emergentes del staff de la desarrolladora la propuesta consistirá en brindar conciertos solidarios, con un repertorio basado en versiones de temas clásicos y un cierre de percusión al mejor estilo samba reggae. Lo que se recaude de estos shows será donado a instituciones de la zona.

Por otra parte, a lo largo del año está previsto que Giménez Riili financie la grabación del primer disco de Canta La Lata, el grupo musical que integran Vanesa Becerra; Anahí Ortíz y Germán Castillo, cuyos espectáculos se caracterizan por el canto, la percusión corporal y con objetos.

“Canta La Lata surgió por el interés de los integrantes del grupo en explorar las variantes sonoras que nos ofrecen los objetos que nos rodean y que son de uso cotidiano. Creemos que es una forma de acercar la música a toda la familia y motivar la capacidad para inventar canciones y ritmos con lo que tengan a mano”, resume Castillo.