Horas decisivas para el futuro de la emblemática conservera La Colina

El Gobierno provincial ofreció ayuda económica y espera la respuesta de la empresa sanrafaelina. Se trata de una línea de crédito con la que se intenta que la conservera continúe operando y mantenga los puestos de trabajo.

Compartir

Luego de la reunión que se llevó a cabo en Casa de Gobierno entre funcionarios y el dueño de la conservera La Colina, Walter De Pellegrin, trascendió que $40 millones se podrían destinar a la fábrica de conservas La Colina para que continúe operando durante esta temporada.

Al menos esta es la propuesta que extendió el Ejecutivo provincial para brindarle una solución a la fábrica que a mediados de agosto se presentó en convocatoria de acreedores.

A la reunión convocada por el subsecretario de Industria y Comercio, Guillermo Cruz, concurrió el titular de la empresa, Walter De Pellegrin, el gerente general de Mendoza Fiduciaria, Ariel Viglione, y el jefe de operaciones, José Pepi.

El primer contacto con la firma se produjo en septiembre cuando el subsecretario pidió una reunión previendo las dificultades que devendrían luego de la convocatoria de acreedores.

En ese momento se puso a disposición de la firma una línea de crédito, preacordada en $20 millones con una tasa de interés del 9% anual y 12 meses para a devolución. Esta mañana, durante un nuevo encuentro, De Pellegrin solicitó una ampliación del crédito por $20 millones más.

“El Gobierno está dispuesto a evaluar el pedido de $40 millones con la garantía de que la empresa presente un plan de trabajo que contemple cómo va a ser la evolución de empresa en la que se consigne el reintegro del crédito y que nos garantice la estabilidad del personal de la empresa”, explicó Cruz al término de la reunión.

El subsecretario detalló que “en base al plan de trabajo es que se podrían hacer los desembolsos hasta alcanzar los $40 millones que solicita la conservera”.

Garantías reales

Además del plan de trabajo que solicitó el Gobierno como aval excluyente para la entrega del crédito, la fábrica de conservas deberá presentar garantías de activos reales, que serán evaluados por un tasador de Mendoza Fiduciaria, y comprometer el mantenimiento de los puestos de trabajo.

Actualmente la empresa tiene 130 empleados fijos que, en temporada alta, pueden ampliarse a 600 operarios.

“Para nosotros, como Estado, es importante que esté garantizada la devolución del crédito ya sea por la evolución de la empresa o bien por las garantías reales que presenten, pero por sobre todo es importante que se mantengan los puestos de trabajo”, indicó Cruz.

Los funcionarios quedaron a la espera de la respuesta de De Pellegrini a quien le informaron que “apenas presente la documentación tendrá un oficial de crédito para atender su carpeta y listo los tasadores para evaluar las garantías”.