Reciba diariamente nuestro Newsletter con las mejores noticias de economía y negocios de Mendoza y la región.

Suscríbase aquí

Informe analiza la exportación de vino argentino entre 2001 y 2015

El Observatorio Vitivinícola Argentino presentó un trabajo en el que analiza las ventajas comparativas de nuestro país frente a sus competidores en los principales mercados destino.

Compartir

Con el objetivo de analizar las ventajas comparativas de las exportaciones de vino de Argentina dispusimos de un índice de ventaja comparativa. La fórmula de este índice surge de estudios previos realizados por economistas que fueron adaptados a la situación estudiada. Básicamente, el índice aumenta a medida que:

El índice de ventaja comparativa para Argentina es positivo, esencialmente porque es un país con una importante industria vitivinícola. Lo que resulta interesante es que este índice ha mostrado una tendencia al aumento entre 2001 y 2015, que fue muy fuerte entre 2002 y 2009. Esta tendencia se puede explicar coloquialmente diciendo que en las exportaciones totales la importancia relativa de las exportaciones de vino ha aumentado más para Argentina que para el resto del mundo.

También resulta interesante comparar nuestro país con el resto de los principales países productores de vino. Estados Unidos y Alemania poseen índices negativos que denotan desventajas en las exportaciones del sector, debido principalmente, al tamaño de sus economías y la diversidad y cantidad de sus exportaciones.

Chile, España, Italia, Francia y Portugal mantienen este indicador positivo y estable para todo el periodo, lo que muestra la consolidación de estos países en las exportaciones de vino. No es casualidad que la estabilidad y el crecimiento acotado en el índice sea observado para los países líderes en la exportación de dicho producto.

Por último, se encuentra el caso de Argentina, Nueva Zelanda y Australia, con valores positivos en el índice de competitividad pero con una variabilidad del índice superior a los anteriores grupos de países. Negativas para el caso de Australia, que disminuye su competitividad fuertemente a partir del año 2005. Y positivas para Argentina y Nueva Zelanda, duplicando sus valores iniciales en tan solo 14 años.

Mirá el informe completo