Julio Le Parc tiene vino propio y cuesta 350 dólares

Se presentó una edición limitada de 2.000 botellas elaborada por Rutini Wines. El artista completó una semana repleta de homenajes en Mendoza.

Julio Le Parc, Mariano Di Paola, Santiago Zemma y Yamil Le Parc.
Compartir

La semana de homenajes que tuvo Julio Le Parc durante su visita a Mendoza cerró con la presentación del vino que lleva su nombre y que fue elaborado por la Bodega Rutini Wines, el Rutini Antología Julio Le Parc Malbec 2012.

En una alianza entre la firma vitivinícola asentada en Gualtallary, Tupungato, y el artista, surgió la idea de sacar a la venta un vino de alta gama con edición limitada de 2.000 botellas.

Se trata de un corte de Malbec de la cosecha 2012, 50% proveniente de la zona de Gualtallary y 50% proveniente de la zona de Altamira, que pasó dos años en barrica y reposa desde entonces en botella. Aún no se comercializa y está previsto que se venda, fundamentalmente en el extranjero, a U$S350 la botella.

La presentación del vino se hizo en la bodega durante un cóctel que encabezaron Le Parc y Mariano Di Paola, director enológico de las bodegas Rutini y La Rural, artífice del vino que lleva estampado el nombre del artista. También estuvieron el gobernador Alfredo Cornejo y referentes de la cultura.

La presentación del vino es una obra de arte en sí misma, ya que se trata de una botella espejada dentro de un estuche inspirado en la obra Desplazamiento, de Le Parc. Fue diseñado por el estudio Zemma- Ruiz Moreno y la dirección artística de Yamil Le Parc, hijo del artista.

Este diseño acaba de ganar el Silver Pentaward 2017 en los premios Pentawards, en la categoría Luxury Limited Editions, que se entregaron en Barcelona.

El origen del proyecto

El nexo entre Rutini y la familia Le Parc se gestó en Miami. Durante una muestra de arte, donde el reconocido artista mendocino expuso sus obras, su hijo Yamil habló de sus intenciones de crear un vino con el periodista mendocino Marcos Álvarez. Este lo puso en contacto con Mariano Di Paola, un enólogo destacado por los vinos que viene logrando.

La coincidencia fue mayor porque en la misma muestra expuso sus obras otra mendocina, Florencia Aise, que es sobrina de Di Paola. Ese doble nexo entre Le Parc y Rutini terminó en el proyecto que se hoy se hace realidad.

Hay un tercer motivo que une a Le Parc con Di Paola. Ambos son de Palmira, el distrito de San Martín. Ese origen común fue otra razón que unió al artista con el enólogo y que facilitó el acuerdo.
Di Paola expresó que el objetivo de Le Parc respecto a este proyecto es volver a sus orígenes. “Quería un vino argentino, un vino mendocino”.

Di Paola expresó al respecto: “He tenido la suerte de hacer vinos para muchas marcas, pero imaginar este tinto representa para mí una emoción muy grande, porque estamos hablando de homenajear al artista argentino contemporáneo más valorado en el mundo. Este proyecto abriga un doble sentimiento. Por un lado, profundo respeto hacia quien está dedicado, y por otro mucho cariño y orgullo, ya que él y yo somos oriundos de Palmira”.

Sobre las características del vino, Di Paola lo definió como un tinto colorido, intenso y poderoso en aromas y sabor, y a la vez dueño de una gran elegancia, percibida en sus taninos dulces y amables”.

Un grande

La última vez que Le Parc estuvo en Mendoza fue para la inauguración del centro cultural que lleva su nombre, en Guaymallén. El espacio fue inaugurado en el 2010.
Le Parc tiene 89 años y vive en París desde hace 50. En Mendoza estuvo hasta los 14 años.

Su trascendencia en el mundo de las artes se basa en que se convirtió en un artista revolucionario e innovador. Fundó escuelas de arte e investigó sobre lo visual, el movimiento y los colores, creando junto a otros vanguardistas argentinos y franceses la nueva tendencia del denominado arte cinético. De ahí surge la trascendencia mundial de su obra.