La Legislatura tendrá que decidir sobre la llegada de Uber a Mendoza

El tema espera ser incluido en la discusión legislativa durante el tratamiento de la nueva Ley de Transporte, que no tiene fecha.

Compartir

La llegada del sistema de transportes Uber a Mendoza es un tema del que se ha hablado mucho. La propia empresa difundió en junio del año pasado -en medio de sus desaguisados legales con la Ciudad de Buenos Aires y el rechazo de los gremios de taxistas- el desembolso de 50 millones de dólares en la Argentina. Hablaron en ese momento de lanzar Uber Black, un servicio para ejecutivos, y UberPool, de car-sharing; además de servicios en las ciudades con mayor concentración de población (en Mendoza, Córdoba y Santa Fe pero también en destinos turísticos como Mar del Plata o Bariloche).

Ahora, el tema espera ser incluido en la discusión legislativa durante el tratamiento de la nueva Ley de Transporte, que no tiene fecha. La inexorable llegada de nuevas formas de transportes a Mendoza requiere de un marco legal apropiado.

Las autoridades prefieren que quienes protestan pasen a la resignificación de sus formas de trabajo, como lo están intentando taxistas y remiseros con la creación de aplicaciones y recursos en internet, pero lo que no se logra aun es cubrir la demanda efectivamente, ni mejorar las condiciones del servicio.

En julio del año pasado el gobierno empezó a probar un sistema de modernización del sistema de taxis en Mendoza, que incluía el funcionamiento de una aplicación para celulares y la aceptación en los vehículos de tarjetas de crédito, algo que ya ocurre en otros países desde hace más de dos décadas y que -además de la comodidad- eximiría a los conductores de transportar dinero abordo y ser carnada de asaltantes.

El gobierno provincial está haciendo una fuerte apuesta por aggiornar el sistema de transportes en Mendoza. Pero el tratamiento de la Ley de Transporte o de Movilidad quedó relegada luego de que se gastara toda la energía en la discusión de una Ley de Tránsito que involucró a los municipios y que generó inclusive la aceptación “bajo protesta” de intendentes afines al gobernador Alfredo Cornejo. Pocos municipios están trabajando en su regulación y aplicación efectiva, además.

El gobernador aseguró que para que la app funcione en la provincia, deberán amoldarse a la legislación vigente. “Si Uber se ajusta a las normas, no tendríamos cómo decirle que no”, manifestó.

“La aparición de Uber hay que enfrentarla inteligentemente”, aseguró el mandatario y adelantó que le brindarán herramientas a los taxistas mendocinos para que se desarrolle una aplicación móvil local con la que puedan competir. “La forma de competir con Uber es tener un ‘Uber’ local, no prohibiendo su arribo”, advirtió Cornejo entonces. Fuente: MDZ