La marca francesa Lacoste planea realizar este año una importante inversión en la Argentina que convertirá su planta en la provincia de San Juan en un complejo modelo para exportar a todo el mundo.

El año pasado, Lacoste decidió que desde Buenos Aires se manejen todas las operaciones de la región que incluye Brasil, Uruguay, Paraguay, Chile y en breve, se sumará Perú. Concentró su operación en la zona de Puerto Madero, donde trabajan 70 personas, comandados por Cecilia Mascardi, gerente general de Argentina, Uruguay, Paraguay y Chile.

“La compañía nos trasmitió que no tenemos que mirar la situación de un año particular, sino el largo plazo, para estar listos cuando el país de vuelta sus inconvenientes y sus números”, dijo según el diario BAE. En ese contexto, la compañía contrató a asesores macroeconómicos especializados en precios.

En la planta de San Juan trabajan 260 operarios. Lacoste produce 370.000 camisas y desde 2018, comenzó a fabricar 30.000 pantalones de gabardina.

“El 60% de la producción de la planta se exporta a Brasil y queremos desde 2020 no sólo exportar a la región, sino que se convierta en un proveedor global y sea un centro de excelencia para que todos los proveedores vengan a ver cómo queremos que se trabaje en una planta”, asguró Mascardi.

En Argentina cuenta con veinte locales propios monomarca, cinco outlets y 16 franquicias, además de la venta de sus productos en 120 locales multimarca. Si bien el outlet de Villa Crespo, que hoy está en la calle Aguirre, ya no es el local que más vende en el mundo, privilegio que tuvo desde el 2012 y por varios años, sigue siendo un niño mimado para los franceses.

Mascardi cuenta que “desde Francia decidieron que el outlet de Villa Crespo sea el primer local que se remodele. Si bien cerramos un establecimiento en Rosario, abriremos en Alto Rosario. Estamos reformando el local de Galerías Pacífico y lo reabriremos en abril. Vamos a cerrar en Parque Brown, pero abriremos en Soleil. La estrategia es “premiunizar” las locaciones”.

El consumidor argentino cambió sus hábitos. “Cuando tiene productos únicos, el argentino lo valora. No quieren perder su estilo y ven que aunque su bolsillo se ajustó, hay otros canales para poder seguir al día con su marca. En outlets, la mercadería tiene un 30% de descuento y hay ofertas especiales, por eso el consumo creció un 15% y en los locales estuvo igual. En el verano, tuvimos una caída del 5% en ventas, debajo de la media general”.

Además, la ejecutiva asegura que preparan un relanzamiento de sus franquicias para abrir más locales.