“Olivos de Lagarde”, el aceite de oliva virgen extra que produce Bodega Lagarde con la fruta de sus centenarias plantaciones y se comercializa desde 2009, ya está en el mercado con su cosecha más reciente. Se trata de un blend, que es el resultado de un estratégico corte entre las variedades Arbequina, Empeltre y Arauco. Este año, la cosecha se realizó más temprano de lo habitual, buscando obtener un sabor más frutado, dulce y algo picante.

El objetivo durante el proceso de recolección es obtener las mejores características de cada fruto componente de este aceite, por eso se realiza exclusivamente de forma manual, adoptando la manera de la “brucatura” originaria de la Toscana. Luego, las aceitunas son colocadas, durante un breve lapso, en pequeñas cajas para evitar que haya maceración antes de ser transportadas al lugar de molienda.

En nariz, “Olivos de Lagarde” es frutado, elegante y armónico, mientras que en boca se presenta persistente al retrogusto, con una sutil nota picante y una peculiar fusión de dulce y amargo muy bien amalgamados. Se puede conseguir en dos presentaciones: 250 ml y 500 ml.

Resulta ideal para condimentar platos que contengan hojas verdes, toda clase de hongos crudos, antipastos, carnes blancas, pastas, pescas de río y quesos neutros.

Historia

Los olivos ubicados en las fincas de Lagarde se caracterizan por su edad centenaria y por estar ubicados en Luján de Cuyo, tierra de gran potencial olivícola. Son criados siguiendo la forma tradicional, con un marco de plantación ancho y amplio, que le permite a las plantas crecer y vegetar en condiciones óptimas.

La producción de aceituna por cada planta es muy baja, por lo que la calidad del fruto expresa al máximo sus características. Asimismo, la gestión del recurso hídrico se maneja cuidadosamente y de manera estrictamente necesaria para obtener así la mejor propiedad organoléptica en las olivas.

Elaboración

La molienda se hace dentro de la hora siguiente a la cosecha, bajo el directo y constante control nuestro productor de aceite. La extracción se realiza a una temperatura máxima de 27° C y todo el ciclo de producción tiene lugar mediante saturación de gas inerte, para evitar cualquier tipo de oxidación. Finalmente, el corte de este blend lo deciden los enólogos de Lagarde en conjunto con expertos en la materia.

Trabajando de esta manera, se garantiza el mantenimiento de todas las características genuinas del olivo, su frescura y la exclusiva personalidad de este generoso fruto. Al aceite obtenido no se le agrega ninguna sustancia ni conservante y no se efectúan otras manipulaciones. Se conserva en un lugar fresco y sin luz. El fraccionamiento se hace por caída luego de la simple decantación natural.

]]>