Las empresas tendrán un índice para comparar su triple impacto: cómo funcionará

Analizará el impacto económico, social y ambiental de todas las compañías que decidan participar. Se presentaría a principios del año que viene.

Compartir

“Los empresarios miramos los números, los gastos, la performance de nuestros productos y esa es la conversación dentro de nuestras organizaciones. Salimos a la calle y vemos pobreza, daño ambiental y nos quejamos un poco. Y al otro día volvemos al trabajo. Pero quejarnos no es suficiente. Como empresarios tenemos un lugar de más poder”.

Con este relato del comportamiento actual de los empresarios comenzó su presentación Daniel Nofal, co-fundador de Iplan y Sustentator e integrante del Consejo Empresario de Sistema B en la Argentina. La pregunta, ante un auditorio de empresarios, fue inevitable: ¿qué podemos hacer de nuestro lado?

Con esa pregunta en la cabeza de todos los presentes y luego de que Gonzalo Muñoz, fundador de la empresa de reciclaje pos consumo chilena TriCiclos y cofundador de SistemaB, instara a no convertirse en “los Kodak” del mundo se presentó una solución: el Índice de Triple Impacto, una invitación a las empresas argentinas a poner en común sus mediciones de impacto económico, social y ambiental para obtener un diagnóstico que permita tomar dimensión del rol clave del sector en la construcción de valor social y ambiental, y, al mismo tiempo, encontrar oportunidades de mejora.

La iniciativa del Consejo Empresario de Sistema B es un paso más en el trabajo de difusión y visibilización de empresas que trabajan en mejorar su triple impacto que comenzaron la revista APERTURA y SistemaB a través del concurso “Protagonistas de una Nueva Economía” cuya última edición se realizó en diciembre de 2017.

“Todo lo que se mide se ve y se puede mejorar”, repitieron una y otra vez los oradores del evento, empresarios y ejecutivos de compañías que ya están en ese proceso. Entre ellas, Natura y su gerente de Sustentabilidad para América latina, Karina Stocovaz, explicó que medir sirve además para saber a qué apostar. Con recursos limitados –detalló la ejecutiva– no se puede trabajar en todos los aspectos, pero sí se puede elegir los de mayor impacto.

“Hoy, en la Argentina, 500 empresas ya se midieron. Algunas incluso midieron también su cadena de valor”, contó Francisco Murray, director Ejecutivo de SistemaB, en referencia a las empresas que utilizaron la herramienta de medición de impacto de esa institución. “Esta herramienta permite darle a la empresa una mirada integral, no desde la RSE sino desde el negocio”, explicó.

Así, el índice, que se presentará a principios del año que viene, se armará con las mediciones de todas las firmas que participan. De ahí que se necesite representatividad. ¿Cómo se puede participar? La herramienta es gratuita, está online y es confidencial.

Las organizaciones pueden medirse ellas mismas y convocar a toda su red. Así, ya se sumaron instituciones con Endeavor, que invitará a su red de emprendedores, y AmCham.

Damasco y Empredia, por su lado, comenzarán en agosto un programa de cuatro meses para PyMEs, Experiencia Raíz, en el que harán un acompañamiento para reenfocar la empresa hacia una de triple impacto. Además se realizarán mesas de trabajo a las cuales se convocarán a empresas en donde podrán hacer la evaluación.

Los datos consolidados permitirán realizar un diagnóstico del impacto social-ambiental del sector privado e identificar oportunidades de mejora.

“El empresariado ve las problemáticas actuales y, en general, dice ‘no es mi problema’”, señaló Muñoz. Y fue contundente cuando aseguró que los empresarios “debemos operar en un entorno que vaya más allá de las cuatro paredes de nuestra oficina”.