Héctor Mario Carrera, en diálogo con Ecocuyo, aseguró: “Somos orgullosos de ser la “ferretería del barrio”. Le ofrecemos una lucha sin cuartel a las grandes cadenas multinacionaales del sector, pero como en una contienda entre David y Goliat, nosotros tenemos a nuestro favor la gomera de la creatividad y la inteligencia…y en esa áspera batalla no le hacemos pagar a nuestros clientes el alto valor de la gran estructura que tienen nuestros competidores”.

“Pero además -agregó- nuestros clientes no son un número más para nosotros, ¡Son nuestros vecinos! Y eso significa que son nuestro bien ganancial más preciado. Por eso volcamos nuestra experiencia de más de 20 años en la misma esquina para asesorarlos con el mayor profesionalismo puesto a su servicio. Sabemos interpretar que es lo que necesitan, cuando vienen a pedirnos un “pituto”…un “chirimbolo”…el “cosito”…el “socotroco”… el “fitulete”…el “rodillo con forma de ruedita”…la “tapa que tapa”…el “tope de cremallera”, o esa “huevadita”…, y tenemos un ojo clínico para esas tablas exactas de medidas cuando llegan con el dedo índice y el pulgar pidiendo que lo que requieren es “así más o menos”…pero no importa, si cuando llegan a su casa no les sirve, pueden volver a cambiarlo, o sino les reintegraamos el importe. Eso se llama confianza…y no tiene precio”. “Tenemos un cartel que dice: Este Ferretero ha sido distinguido por su nobleza al vecino, porque desde el mostrador, comparte las vivencias como un vecino más. Lo asesora y siempre sugiere productos de calidad. Por eso, le recomendamos: COMPRE EN EL BARRIO”.Este es nuestro lema, y lo defendemos a rajatabla”, finalizó Héctor Mario Carrera
]]>