Malbec en cifras: los curiosos números de un fenómeno sorprendente

Cubre más de la mitad del vino exportado, 4 de cada diez botellas bebidas en el mercado local y hoy se paga hasta 5.000 pesos por una botella.

Compartir

Muchos se dice sobre el Malbec. Otro tanto, sobre su desempeño gustativo y sobre el alcance del vino como negocio de escala global. Tanto más desde que, hace siete años, se instauró el 17 de abril -un día como hoy- como día mundial del Malbec.

Semejante runrún tiene que tener una razón verdadera. Y puestos a indagar, hay que decirlo, las cifras del Malbec son dignas de estudio: desde las exportaciones, a la cantidad de hectáreas plantadas; desde la oferta sorprendente de vinos a la plasticidad de los estilos y la cantidad de regiones que cubre. Así las cosas, estas son las cifras del fenómeno.

Superficie implantada. Con 40 mil hectáreas plantadas a la fecha, Argentina es el país que mayor superficie tiene de Malbec en el Mundo. El dato clave es que en 1990 había tan solo 10 mil y que desde 2007 a la fecha el salto fue más veloz, representando el 64% del total actual. De modo que, empujada por la demanda, pasó de ser la 4º variedad tinta a la primera, por lejos, ya que la segunda, Bonarda, cubre 18 mil hectáreas. Respecto al mundo, Francia, el segundo productor, ofrece unas 6 mil, seguido por Chile, que trepa rápidamente y ya contabiliza casi 2 mil. ¿La razón? El éxito comercial del Malbec que empuja su plantación en el mundo.

Ventas al exterior. Lo curioso del Malbec es que desde un solo origen –nuestro país– contabiliza un fenómeno de consumo acotado pero creciente principalmente en mercados como Estados Unidos, Canadá y Reino Unido. Del total exportado por nuestro país este año calendario (y en forma similar en esta década), el 53% es Malbec, con un total de 144 millones de botellas de 750 cm3. El resto de las variedades se reparten la torta, aunque los blends de base Malbec pesan fuerte. El grueso se exporta entre 2 y 6 dólares FOB por botella, con picos de 20 y más.

Ventas domésticas. En 2016, según cifras oficiales, el consumo de vinos llegó a los 21 litros per cápita en Argentina. Siguiendo las mismas cifras aportadas por el Observatorio Vitivinícola, ese año se despachó al mercado interno 205 millones de litros de vino: 83 millones fueron Malbec, es decir, el 40%. Medido en términos gruesos, de los 21 litros, entonces, un argentino promedio bebe 8,5 litros por año, es decir, unas 10 botellas de enero a diciembre.

Cantidad de etiquetas. El asunto es que esas 10 botellas que se beben por año se las disputan un sinnúmero de marcas. Nadie tiene el dato exacto –aunque lo estamos rastreando– acerca de cuántas etiquetas de Malbec hay en el mercado. Pero, para el #InformeMalbec que prepara este cronista junto con el sommelier Alejandro Iglesias para Vinómanos, se catarán 560 etiquetas. Todo un récord, si se tiene en cuenta que las bodegas no podían enviar más de 5 etiquetas. Los autores estiman que en el mercado hay cerca de 800 etiquetas del varietal.

Precios de contraste. Pero puestos a evaluar, en el mercado hoy se consiguen Malbec desde 75 pesos (menos incluso en determinados lugares) hasta la friolera de 5.100 pesos, con un grueso de la oferta entre 200 y 400, donde el negocio es saludable. Ese amplio rango da la pauta de la plasticidad del varietal, aunque también debería llamar la atención sobre sus posibles límites.

Tipos y estilos. Con Malbec se elaboran hasta nueve tipos y estilos de vino disponibles en el mercado local. Y eso es algo poco frecuente para una variedad tinta. Puestos a listarlos, sin mucho esfuerzo se encuentran desde una mayoría de tintos tranquilos (varietales, reservas y grandes reservas) a una minoría de espumoso, encabezados (tipo oporto) y dulces, entre tardíos, apasimentados y dulces naturales. La amplitud de estilos da cuenta tanto de la capacidad del varietal para adaptarse a estilos de vino, como de los productores para innovar.

Alturas variables. El Malbec hoy se cultiva en Argentina desde el nivel del mar en Viedma hasta los 3100 metros del Valle Calchaquí. El grueso –con Mendoza a la cabeza, que representa el 85% del varietal– se encuentra entre los 800 y los 1350 metros. Eso define al menos dos grandes perfiles gustativos: los Malbec de zonas templadas y los de zonas frescas. Los primeros, frutados, amplios, caudalosos y de boca mullida; los segundos, de fruta fresca y trazo herbal, con boca jugosa y de acidez evidente.

Para agendar: llega la 7ma edición del Malbec World Day. Fue un 17 de abril de 1853 cuando se instauró la Quinta Agronómica de Mendoza, cuyo director, Miguel Amado Pouget, introdujo el Malbec como cutlivar. Por eso, desde hace siete años, argentina celebra el Día Mundial del Malbec en las principales capitales del globo, organizado por Wines of Argentina. Este año, la fiesta larga el próximo 8 de abril. Fuente: Vinómanos