Mercado mayorista: Walmart analiza apertura con nuevo formato

La cadena estadounidense tiene a esta plaza como uno de los destinos para desembarcar con su nueva propuesta. Deberá enfrentar a Grupo Dinosaurio, consolidado en el sector.

Compartir

La crisis de Carrefour en Argentina puso en evidencia –además de los problemas de gestión de la cadena francesa– la gran transformación que está viviendo el retail. Las tendencias de consumo dominantes (búsqueda de precios bajos, por un lado, y compras de conveniencia, por otro) están definiendo los formatos ganadores: mayoristas y tiendas express, a costa de los tradicionales súper e hípermercado.

En Córdoba, esta dinámica anticipa una guerra que promete ser de alto voltaje, entre la cadena estadounidense Walmart y Grupo Dinosuario. “Uno conoce a la perfección la estrategia de ‘precios siempre bajos’ y el otro, el gusto y sentir de los cordobeses”, afirma un experto en la industria que sugiere “poner atención en la última inauguración de Walmart en Quilmes”.

En efecto, el 27 de marzo pasado, la cadena estadounidense inauguró en esa localidad bonaerense un nuevo modelo de compra. “El proyecto implicó la inversión de $110 millones en los últimos tres meses, con miras a la implementación no sólo de reformas en el piso de venta y exteriores, sino también de un nuevo desarrollo en materia comercial: venta con descuento por volumen, a precio mayorista”, explicó Juan Pablo Quiroga, Gerente de Relaciones Externas de la compañía, ante una consulta de Perfil Córdoba.

“Si bien no es técnicamente un mayorista, se trata de un concepto innovador que busca reconocer los nuevos hábitos de consumo de los clientes, a partir de ofrecer la mejor propuesta en términos de precio, con descuentos por compra por volumen”, detalló Quiroga. Y anticipó: “No descartamos –en caso de tener buen rendimiento– llevar el formato a plazas con alto nivel de competitividad, como Córdoba”.

Hoy, Walmart cuenta con siete tiendas y dos formatos en la provincia: Walmart hipermercado y Changomas, el primero enfocado en la clase media y el segundo, en sectores populares.

Con el nuevo formato mayorista, la cadena estadounidense pretende llegar al cliente familiar, pero también al comerciante. “A los comerciantes locales les ofreceremos una alternativa diferencial en categorías como electro y perecederos; así como una experiencia de compra cómoda, limpia y muy bien ambientada, atributos pocos frecuentes en los mayoristas tradicionales”, puntualizó el Gerente de Relaciones Externas.

Por políticas corporativas, la firma no hace públicos datos parciales de facturación; sin embargo, “de las siete tiendas que operamos en la provincia, hay dos que se encuentran en el top 10 (sobre 106 en el país) en términos de volumen de ventas”, asegura el ejecutivo.