El fondo de inversión L Catterton sumó su segunda bodega en la Argentina. Después de cerrar un acuerdo con Luigi Bosca, ahora concretó una inversión para convertirse en socio de Susana Balbo Wines, la empresa familiar fundada por Susana Balbo.

“Susana Balbo Wines es una bodega innovadora y con visión vanguardista en una categoría propia. Como la primera mujer enóloga en la historia de la vitivinicultura argentina, Susana es una winemaker preeminente con espíritu emprendedor que ha construido un increíble portafolio de vinos”, señaló Dirk Donath, socio gerente de L Catterton Latin America.

Susana Balbo Wines nació en 1999 y en la actualidad sus vinos son exportados 33 países con las marcas Crios, BenMarco, Susana Balbo Signature y Nosotros. La firma además está posicionada con uno de los precios promedios más altos de la industria entre los principales 15 exportadores de vino de Argentina.

Susana Balbo explicó a que la operación no implica cambios en la dirección de la bodega. “El management de la empresa es el mismo. Lo que buscamos con esta asociación es potenciar la presencia de la bodega en el segmento de lujo, aprovechando la estructura comercial con que cuenta Catterton. En este sentido, creemos que hay una oportunidad muy interesante para crecer en Asia. Se trata de un mercado que para una bodega mediana como la nuestra resultaba muy difícil de abordar. Y de la mano de Catterton vemos que podemos poner un pie vía Australia”, señaló la empresaria.

Susana Balbo Wines cerró 2018 con ingresos de US$12 millones, de los cuales más del 90% fueron aportados por la exportación. “Hoy estamos vendiendo en el mercado interno menos del 5% de la producción y no tenemos planes de cambiar la tendencia”, señaló Balbo.

L Catterton, que tiene como principales accionistas al holding LVMH (inicialmente conocido por las siglas de Louis Vuitton Moët Hennessy) y al grupo Arnault, había puesto un pie en el país en febrero de 2018 con la compra de una participación en la marca de indumentaria Rapsodia (fundada por las diseñadoras Sol Acuña y Josefina Helguera y el empresario Francisco de Narváez), a las que después le sumó a Caro Cuore y Baby Cottons.

Para el fondo, las inversiones en Luigi Bosca y Susana Balbo no representan sus únicas operaciones en el mercado vitivinícola local, ya que a través de LVMH controla a las bodegas Chandon y Terrazas de los Andes.