Petrolera El Trébol presentó el primer proyecto de explotación no convencional en Mendoza

La empresa petrolera El Trébol presentó este viernes el primer pedido de explotación no convencional mediante el proceso de estimulación hidráulica o fracking.

Compartir

Tras la reglamentación por parte del Gobierno de Mendoza de las actividades de exploración y explotación de hidrocarburos no convencionales en la provincia, la empresa petrolera El Trébol presentó este viernes el primer pedido de explotación no convencional mediante el proceso de estimulación hidráulica o fracking.

Esta noticia fue comunicada por el subsecretario de Energía de la provincia, Emilio Guiñazú, durante el anuncio del Ejecutivo provincial del decreto que reglamenta la estimulación hidráulica para la extracción de hidrocarburos.

El subsecretario de Energía, Emilio Guiñazú, anunció el primer pedido de explotación no convencional en Mendoza.

“Ya estamos tratando el primer pedido de explotación no convencional en la Provincia de Mendoza, a partir de la publicación de este decreto”, manifestó el funcionario en conferencia de prensa y aclaró que se trata de El Trébol, la empresa que había estado a cargo de la prueba piloto a mediados del 2017 en cuatro pozos en Puesto Rojas, Malargüe.

Resaltó que la flamante normativa ha dejado totalmente en claro qué es lo que tiene que hacer la empresa y qué es lo que tiene que controlar el Estado y afirmó que “estamos con la tranquilidad de poder avanzar con esa primera concesión no convencional”.

Guiñazú expresó que el potencial de la provincia en cuanto a explotación y exploración no convencional es “muy alto” ya que el 30% de la formación Vaca Muerta está en territorio mendocino. Además, en la cuenca cuyana hay otras dos formaciones no convencionales que son Cacheuta y Potrerillos. “Estamos analizando la posibilidad de hacer estudios para saber qué calidad de recurso hay ahí”, indicó.

Por otra parte aseguró que el desarrollo no convencional que están analizando concesionar “puede llegar a traer inversiones en el orden de los 1.000 millones de dólares y prácticamente duplicar el nivel de actividad en la provincia de Mendoza”.

En este sentido consideró que “si el resto de las empresas se animan a hacer esta actividad en Mendoza le estamos abriendo un nuevo horizonte productivo a la provincia muy importante”.