¿Quién fue Ricado Santos para el mundo vitivinícola ? (El recuerdo de Enrique Chrabolowsky)

Para hablar de don Ricardo Santos, quien falleció esta semana, recurrimos a la palabra autorizada de un comunicador del Vino con una larga trayectoria, Enrique Chrabolowsky. / Por Oscar Pinco

Compartir

“Hace unos cuatro meses mi viejo, una de las personas más queridas y que más me marcó en mi vida, me decía que la gente querida no muere, sólo se hace invisible. Hace unas horas, tal vez porque así estaba escrito o porque hizo uso de esa magia que sólo él tenía para transformar las cosas, como ideas en dibujos, líneas en edificios, palabras en historias o uvas en vino, él mismo se transformó en un ser invisible para nosotros. ¡Viejo, te voy a extrañar!”… (Manuel Santos (hijo de Ricardo Santos)…)

Esta semana falleció don Ricardo Santos, denominado por muchos ”El Señor Malbec”, por el enorme aporte que hizo por la difusión y empoderamiento de nuestra cepa madre, ya que cuando era propietario de la Bodega Norton (la vendieron en 1989 a los actuales propietarios Gernot Langes-Swarovski) posicionó el Malbec de tal manera que se convirtió en el primer bodeguero en exportar Malbec de la Argentina –en 1972- después de convencer a un importador de Estados Unidos que el futuro del vino argentino estaba en esta variedad, y así salió hacia el país del Norte el “Norton-Mendoza Malbec 1971”.

Ese apasionamiento lo llevaron a convertirse en uno de los “padres del Malbec” (junto a don Raúl De la Mota –otro gran pionero- y a Ángel Mendoza –aunque más joven por entonces-) y sin dudas fue uno de los más grandes precursores de la vitivinicultura argentina contemporánea.

Para hablar de don Ricardo Santos recurrimos a la palabra autorizada de un comunicador del Vino con una larga trayectoria, Enrique Chrabolowsky, quien nos relató:

-Ricardo Santos realmente ‘mamó’ el vino cuando todavía aquí nadie lo hacía. Y estuvo muy metido en todo el proceso de la bodega Norton, y antes que la venda al grupo Halstrick se convierte en un fanático y en un verdadero embajador del Malbec, cuando todavía no era el Malbec que es hoy.

-¿Fue un verdadero pionero?

-El realmente se enamora del Malbec, y fue quien empezó a decir que el Malbec encontró su lugar en toda la Argentina, desde Cafayate allá en el Norte a la Patagonia en Chubut, en todos lados será distinto, pero siempre bueno.

-¿Qué es lo que más rescatás de él?

-Lo que yo siempre rescate de él fue su gran cultura, que era realmente fantástica; y además una pluma que era una delicia, realmente escribía una maravilla. Fue un gran escritor…¡Y además su ironía! Y como manejaba todos los problemas, no sólo los del vino, porque él tenía opinión creada prácticamente sobre todas las cosas.

El periodista Enrique Chrabolowsky recordó a Ricardo Santos
El periodista Enrique Chrabolowsky recordó a Ricardo Santos

-A mí me llamaba la atención su particular timbre de voz…

-Y, sí…otro tema era su voz: subyugante, profunda, ronca. Yo le decía siempre: “Ricardo, vos tenés que hacer un programa de radio en un FM a la noche, para las señoritas de cara lánguida. ¡Y la vas a enamorar a todas!

-Volvamos a su pasión por el Malbec…

-Con el Malbec él estaba seguro que era la uva que había que trabajar, y la amaba (evidentemente no se equivocó), y en todos sus viajes, y en Buenos Aires, hacia degustaciones, traía gente, y también hay que reconocerle que era un sibarita de aquellos, y hacía combinaciones (comida y vino), y estaba permanentemente difundiendo al Malbec, pero con una fuerza que no he visto prácticamente hacerlo como lo hizo él.

-¿Cómo surgió el apelativo de “El Señor Malbec”?

-Yo creo que fue Miguel Brascó el que le puso “El Señor Malbec”. Eran amigos y realmente pertenecían a la misma generación y se respetaban mucho. Era el dueño de Norton, no era enólogo, su profesión fue otra, era arquitecto, y fue un verdadero apasionado. Y la familia que formó fue una belleza, sus hijos, sus nueras, todos alrededor de él. Fue un tipo fuera de serie.

-¿Y después que vendieron Norton?

-Después de que vendieron Norton compran cerca de la ruta 60 un terreno importante y hacen ahí una nueva bodega (donde se destaca su vino El Malbec de Ricardo Santos) donde me tocó ir muchas veces y donde hacía vino para mucha gente. Un detalle: él vivía en un edificio en la calle Agustín Álvarez (en la 5° Sección) donde había mucha gente del vino, era amigo de Mario Giadorou de Dolium; en otro piso vivía Zuccardi, y también después se fue a vivir ahí Gabriel Fidel. Y los últimos años vivía la mayor parte del tiempo en Buenos Aires, y tenía muchos de sus amigos que estaban vinculados al vino y la cultura. ¡Fue un tipo muy, muy especial!