Racimos de Colores: el programa de RSE de Chandon que fomenta el arte en escuelas rurales

Este programa entrega múltiples beneficios a docentes y niños. Ofrece formación artística, permite desplegar la creatividad y fortalece la autoestima de los niños. / Por Oscar Pinco

Compartir

EcoVinos formó parte del jurado que seleccionó los dibujos ganadores del programa “Racimos de Colores”, organizado por Bodega Chandon.

El Programa Racimos de Colores se realiza desde el año 2004 en el marco de las acciones de RSE y Sustentabilidad de Chandon Argentina.

Mediante convenios especiales con la Facultad de Artes de la UNCuyo, los docentes de alrededor de 19 escuelas rurales de Luján de Cuyo, cercanas a la bodega y viñedos de Ugarteche, reciben capacitación en técnicas artísticas que luego transmiten a los niños a lo largo del año. Hacia el final del año los chicos realizan un trabajo artístico acerca de la vitivinicultura y el vino, aplicando las técnicas aprendidas.

El jurado –del que formamos parte- compuesto por reconocidos artistas mendocinos, voluntarios de la bodega e invitados especiales, seleccionó mediante votación el mejor trabajo de cada escuela. Los trabajos seleccionados se transformarán luego en las tarjetas de salutación de fin de año de Bodega Chandon. Cada niño ganador se hace acreedor de una bicicleta, y todos los participantes reciben de regalo un set de materiales de arte para continuar creando.

Este programa entrega múltiples beneficios a docentes y niños. Ofrece formación artística, permite desplegar la creatividad y fortalece la autoestima de los niños. Adicionalmente, al abordar la temática de la vitivinicultura, genera orgullo y reconocimiento por la actividad que desarrolla su comunidad cercana, por el trabajo de sus padres y familiares.

“Racimos de Colores” es un proyecto cuyo objetivo es fomentar la creatividad de los estudiantes a través del aprendizaje y desarrollo de diversas técnicas artísticas. En esta edición participaron más de 500 alumnos entre 10 y 16 años y 30 docentes con la consigna de realizar “una obra” referida a la industria vitivinícola. Quien resulta ganador de cada una de las 19 instituciones educativas, se lo premia con una bicicleta y su diseño se imprime en las tarjetas institucionales de la bodega.

Además, los docentes de cada escuela afectados al Programa participan de capacitaciones durante todo el año para reforzar estrategias dirigidas tanto a las artes visuales como herramientas didácticas pedagógicas.

Todo el proceso es acompañado por dos capacitadoras y cuenta con el aval de la Facultad de Artes y Diseño de la UNCuyo, el reconocimiento de la Dirección General de Escuelas, otorgando puntaje a los docentes que participan y cumplen con las capacitaciones estipuladas.