Rossel Boher Lodge proyecta un spa y una bodega de 500 mil litros en Luján

Alejandra Gil Posleman, gerente del emprendimiento, detalló los alcances del plan de inversión que encaran los inversores. / Por Oscar Pinco

Compartir

Rosell Boher Lodge es un hotel boutique rodeado de viñedos, exclusivo y de alto target ubicado en el centro del Pueblo de viñas, denominado Dragonback -donde Marcelo Tinelli tiene sus viñedos- ubicado en Alto Agrelo (Luján de Cuyo), a unos 45 kilómetros al sudoeste de la Ciudad de Mendoza, y acaba de inaugurar nuevas instalaciones, y tiene un plan de inversión para seguir creciendo.

Para llegar al lugar hay que tomar la ruta 86, la de Los Cerrillos rumbo a Tupungato, y luego del Km 84 pasando Pulenta Estate hay que hacer 3,5 kilómetros por un camino vecinal (de tierra) y recién se llega al lugar, que pareciera estar en medio de la nada; pero una vez dentro del complejo no encontramos con esta verdadera maravilla.

Como complemento a las Cavas Rossel Boher, cuya bodega se encuentra sobre la calle Pueyrredón en Chacras de Coria, sus propietarios invirtieron en este Pueblo de Viñas donde poseen 40 hectáreas de viñedos y olivos.

El lugar posee unas 820 hectáreas. Nació como Santa María de los Andes, pero quedó a medio camino por problemas de agua, hasta que se zanjaron las diferencias con Irrigación, y entró en acción el empresario norteamericano de origen coreano, Young Woo, un emprendedor de grandes desarrollos inmobiliarios en el país del norte, quien le dio nuevo impulso, y lo bautizó como Dragon Back.

Allí inviertieron Marcelo Tinelli, Daniel Awada (cuñado del presidente Mauricio Macri), Daniel Mautone (Casino Victoria en Entre Ríos y Arena Maipú), el brasileño Roberto Marinho (dueño de Rede O Globo), y Pablo Torres García (propietario de Rossel Boher), y en la actualidad ya está implantado casi el 50% de la superficie total con viñas, donde el 70% es malbec, y el resto cabernet sauvignon, cabernet franc, bonarda, syrah, petit verdot, viognier, sauvignon blanc, pinot noir y torrontés.

EcoVinos visitó Rossel Boher Lodge, para ver las nuevas instalaciones, y entrevistamos a Alejandra Gil Posleman, gerente del emprendimiento, quien nos dijo:

-Dentro de este consorcio, Rossel Boher es uno de los propietarios y tiene más de 40 hectáreas dentro del proyecto, y con el impulso del titular de nuestra empresa, Pablo Torres García, se han decidido un plan de inversiones importantes (cuya cifra no informaron).

-¿Esta es una segunda etapa en materia de inversiones para Rossel Boher Lodge?

-Efectivamente. Acabamos de terminar la etapa dos, que consiste en la nueva recepción, administración, y un sector para eventos empresariales, con una terraza que puede albergar hasta 450 personas.

-¿Hablanos de la nueva cava?

-Nuestra nueva cava va a funcionar como un storage (almacenamiento) para los vinos de los propietarios, y también como un bar donde también vamos a poder degustar de una amplia carta de vinos especialmente seleccionada para el hotel.

-¿Qué capacidad tienen?

-Tenemos siete habitaciones y estamos construyendo siete villas nuevas, que no son simplemente habitaciones, sino que son espacios más integrales a los que le decimos casa de Viñas.

-¿Cuáles son las tarifas?

-Nuestras tarifas están en aproximadamente u$s 350, incluye el desayuno y tenemos muchos huéspedes de Rosario y de Buenos Aires seguidores de la marca, y mucha gente de Brasil.

-¿Hay otra etapa de obras a punto de comenzar?

-La próxima etapa será un Spa, cuya construcción empieza en julio, con 500 metros cubiertos, con gimnasio y con todo un área de aguas especialmente diseñada para el lugar, con un sistema de planta de tratamiento de reciclado de agua, porque en esta zona el agua es súper importante.

-¿Y tienen proyectada una cuarta etapa de inversiones?

-En una etapa posterior haremos una bodega de 500.000 litros para expandir la Bodega que tenemos en Chacras, en la calle Pueyrredón.

-¿Cuáles son los plazos?

-La construcción que comenzaremos en julio calculamos que finalizará en un año y medio, y una vez que podamos inaugurar esa nueva etapa, vamos a empezar a construir la bodega.