Salvago Argentina está desarrollando un proyecto inmobiliario de cinco edificios residenciales más un sexto para “otros usos” como oficinas, sedes corporativas o consultorios en una zona top de Godoy Cruz.

Un punto fuerte del desarrollo es la ubicación ya que el emprendimiento, denominado Vistacruz, se localiza en San Martín Sur 2559, justo entre el Walmart y Palmares Open Mall y con vecinos como el barrio privado Palmares y las torres que construyó el Grupo Presidente. Se suman el Parque Benegas como espacio verde justo enfrente y lo que se viene en materia de servicios como es el nuevo hospital de OSDE y ASE, como empresa controlante de la prepaga Medifé. En este caso, la compañía de origen español se hará cargo del desarrollo, la construcción y la comercialización del complejo.

Con Vista Cruz, Salvago Argentina entra en un competitivo y creciente nicho de mercado que está en auge en Mendoza como es la construcción de edificios de departamentos de lujo en su mayoría y con amenities más sofisticados para un nuevo segmento de consumidores que busca los beneficios de vivir en la ciudad con las ventajas en términos de seguridad y confort de un barrio privado

Vista Cruz es un proyecto en etapas que contempla en su máster plan la construcción de cinco edificios residenciales de distinta altura y diseño con entre 10 y 14 pisos más Planta Baja cada uno, más un sexto edificio para “uso complementario no residencial” que dará a Panamericana sobre una parcela de unos 3.000 m2. En total el proyecto se extiende sobre 2,5 hectárea de terreno, se edificarán 300 departamentos con 420 plazas de estacionamiento con una inversión por edificio de entre 6 y 9 millones de dólares.

La comercialización del proyecto ya arrancó en diciembre y a mediados de enero ya sólo quedaban a la venta 15 unidades de los 57 departamentos que tendrá el primer edificio de 11 pisos más Planta Baja de 6.215 m2 de construcción. Por lo que se espera que en febrero o marzo se arranque con la obra con un plazo máximo de 36 meses para la ejecución de la primera de las cinco torres.

Una vez que esté vendida la primera torre y sin la necesidad de que esté terminada se va a comenzar con la preventa del segundo edificio, adelantaron desde Salvago. El formato de comercialización elegido es 100% preventa para un proyecto que se irá haciendo en etapas.

Cada edificio de Vista Cruz ofrecerá departamentos de uno, dos y tres dormitorios con dimensiones que van de los 48 a 65 m2 en el caso de los más pequeños, pasando por los de 78 a 100 m2 en el caso de los de dos dormitorios y llegando hasta los 150 m2 en el caso de los de tres habitaciones. Como opción, cada edificio tendrá a la venta unidades Premium conocidas como “Áticos” en el último piso.

Los departamentos se construirán con materiales y mano de obra de primera calidad. Cada unidad contará con aberturas en aluminio anodizado con DVH, pisos de porcelanatos rectificados, calefacción por losa radiante, cocinas equipadas con anafre, horno empotrado y extractor de aire y la pre-instalación para sistemas de aire acondicionado multisplit.

Entre los amenities del proyecto, cada dueño de un departamento tendrá a su disposición vigilancia las 24 horas con circuito perimetral monitoreado, portal de ingreso controlado con dos calles de entrada, estacionamiento propio subterráneo, con o sin bauleras (aunque cada cochera se vende por separado), estacionamiento de cortesía, acceso a una piscina elevada con solárium para mayor privacidad, SUM, cava de vinos, gimnasio equipado, espacios verdes y pista de salud, áreas de recreación y conectividad en el predio que en total tiene 25.000 m2 de superficie.

“En el caso de Vista Cruz, se trata de un complejo de edificios dentro de 2,5 hectárea de terreno con un portal de acceso con vigilancia. Al final se sigue comprando seguridad, comodidad y amenities de calidad, pero lo que cambia es el segmento al que se apunta”, explica Roberto Oheler, director de Salvago Argentina, para quien este tipo de desarrollos tiene entre sus clientes potenciales a personas y parejas mayores que ya no quieren mantener una casa porque ya no viven con sus hijos porque estos crecieron y se fueron; parejas jóvenes sin hijos que prefieren departamentos y está el segmento de los divorciados. Hay, además, un nicho de mendocinos que viven fuera y están buscando un departamento en la provincia para cuando vengan o para el futuro cuando decidan retornar. Y están también los inversores que compran departamentos para luego alquilar y obtener una renta.

Diferenciales

  • El proyecto tiene una gran cantidad de estacionamientos de cortesía para visitantes. En total hay unas 120 plazas para recibir vehículos de quienes visitan el complejo. Y todo el estacionamiento de los edificios se distribuye en dos plantas (1º y 2º subsuelo) que se construyen fuera de los edificios y por debajo de la carpeta asfáltica que el proyecto tiene como ingreso. En total el proyecto tendrá 420 cocheras o plazas para vehículos.
  • El desarrollo busca no cargar con expensas elevadas a sus residentes por amenities excesivos. Por eso “buscamos buenos servicios con expensas competitivas”, afirma Oheler; por lo que se pensó en un sólo portal de ingreso con control para todo el complejo, en dos piletas y SUM compartidos para todo el complejo. Todos los gastos se repartirán en unos 300 departamentos que contempla en proyecto en su conjunto.
  • Otro diferencial al que apuestan desde Salvago es el diseño, por eso llaman edificios y no torres a sus construcciones en altura. Vista Cruz tendrá cinco construcciones en propiedad horizontal con distinto diseño, fisonomía y altura, aunque serán parte de una misma identidad arquitectónica. No estarán enfrentadas y su altura variará de 10 a 14 pisos de altura. La idea es romper la uniformidad en el diseño arquitectónico, explican.

  • Como desarrollo inmobiliario, Vista Cruz se construye y comercializa bajo el formato de 100% preventa. Esto es que se avanza por departamentos, se empieza de a uno por vez y hasta que no está totalmente vendido no se empieza con la construcción. Y así se hará hasta completar los cinco edificios residenciales que prevé el proyecto en su conjunto.
  • Todo se hace bajo el formato legal de un fideicomiso de administración donde el dinero que aporten los compradores entra a este instrumento que tiene como fin único financiar la construcción de cada uno de los edificios más la infraestructura de los servicios, amenities y espacios comunes.
  • La venta de las unidades es siempre en dólares, los precios son fijados en monda norteamericana aunque se aceptan pagos en pesos a la cotización vigente en cada momento.
  • Los pagos y el financiamiento propio que ofrece Salvago para su proyecto Vista Cruz siempre van en función de los plazos de obra. Como es 100% en preventa, el inversor entra con un anticipo que va del 35% al 50% del valor de la unidad que adquiere y se paga al momento de la firma del boleto de compra venta. Después, cada inversor tiene acceso a una financiación de hasta 36 meses de plazo (periodo en el que se construye cada edificio) con pagos mensuales siempre a valor dólar. La financiación no contempla el cobro de extras ni tasas de interés por el financiamiento.

La expansión de Salvago Argentina

Salvago Argentina es una filial del grupo constructor español Salvago. La primera inversión en Argentina que hizo este grupo fue en 1996 con su mega proyecto El Torreón, que sigue creciendo en Maipú. Desde entonces, la empresa avanzó con otros proyectos en Buenos Aires, mientras que a nivel provincial como desarrolladora fueron los responsables de armar el proyecto de un shopping en el “Pozo de Maristas”, que luego vendieron a otra sociedad para que ellos sean los que construyan y exploten un centro comercial en pleno centro mendocino. Este proyecto fue vendido y adquirido por Corrientes Palace, una firma que ya construyó y explota centros comerciales como Patio Olmos en Córdoba.

Como particularidad del grupo empresario español, advierte Roberto Oheler, director de la filial argentina, “Salvago no saca capitales sino que reinvierte las utilidades en nuevos proyectos. Así surgió la idea de avanzar con el complejo de edificios Vista Cruz en una decisión compartida entre Salvago Argentina y su casa matriz española; y con el financiamiento 100% local para comprar el terreno y avanzar en su desarrollo”.

Salvago como empresa es una multinacional de capitales españoles con filiales e inversiones en Argentina, México y Estados Unidos.