Cuáles son los mejores Cabernet Franc de la Argentina

En el Desafío Federal, un encuentro que reúne a conocedores y apasionados del vino, fueron elegidos algunos de los mejores exponentes de la variedad

Compartir

Cabernet Franc es el nombre de la cepa que viene creciendo en el país tanto en producción como en consumo en los últimos años.

Con su aromática intensa y esa suavidad que lo acerca al paladar argentino, fue protagonista de la última edición del Desafío Federal, una cata a ciegas que reunió en Buenos Aires a casi 70 etiquetas nacionales elaboradas a partir de esta cepa.

El Desafío Federal nació en 2011 entre un grupo de entusiastas y amantes del vino que se organizaron a través de las redes sociales con la idea de degustar ejemplares de todo el país.

Con las plazas agotadas, la octava edición reunió a 120 degustadores de distintas partes del país. La particularidad de este encuentro es que los asistentes no puntúan los vinos, sino que distinguen los seis vinos que más les gustan.

Cabe destacar que en esta edición hubo una fuerte presencia de muestras provenientes de bodegas mendocinas (explicaron el 87% del total), mientras que el 13% restante se repartió entre etiquetas de Neuquén, Río Negro, Salta, San Juan y La Pampa.

En cuanto a la mecánica del evento, la cata fue a ciegas y estuvo dividida en cuatro flights en función del precio sugerido de venta al público.

Francisco Rivera Segura, creador del Desafío Federal, explicó que “de las 68 muestras, absolutamente todas fueron elegidas entre los seis favoritos por al menos nueve de los 120 degustadores”.

Esto, a su entender, “demuestra que no hay un solo estilo de vinos que le guste a la gente. Eso para mí es la diversidad”.

El podio de los Cabernet Franc elegidos por los consumidores que participaron del Desafío Federal 2018 es el siguiente:

  • 1er flight – Vinos de hasta $320

1er puesto: Fabre Montmayou Reserva 2015, de Bodega Fabre Montmayou. Origen: 
Vistalba, Mendoza. Enólogo: Hervé J. Fabre y Juan Bruzzone.

2do puesto: Fond de Cave Reserva 2016
, de Bodega Trapiche.
 Origen: Las Palmas, Cruz de Piedra, Maipú, Mendoza. Enólogo: Sergio Casé.

3er puesto: Malajunta Reserva 2015/2016, de 
Bodega Malajunta Wines.
 Origen: Los Árboles, Valle de Uco, Mendoza. Enólogo: Gabriel Donozo.

  • 2do flight – Vinos de entre $325 y $450

1er puesto: Golden Reserve Black Series 2015, de Bodega Bodega Trivento. Origen: Valle de Uco, Mendoza. Enólogo: Germán Di Césare.

2do puesto: El Tramposo 2016, de Bodega Vicentin Family Wines. Origen: Vista Flores, Tunuyán, Mendoza. Enólogo: Paul Hobbs.

3er puesto: Alpamanta Estate Cabernet Franc 2014, de Bodega Alpamanta Estate Wines. Origen: Ugarteche, Luján de Cuyo, Mendoza. Enólogo: Giuseppe Franceschini.

  • 3er flight – Vinos de entre $455 y $640

1er puesto: Alpasión Grand Cabernet Franc 2015, de Bodega Alpasión. Origen: Los Chacayes, Mendoza. Enólogo: Karim Mussi Saffie.

2do puesto: Tordos Cabernet Franc 2016, de Bodega Tordos Wines. Origen: Cafayate, Valles Calchaquíes, Salta. Enólogo: Francisco Puga.

3er puesto: Numina Cabernet Franc 2015, de Bodegas Salentein. Origen: Tunuyan, Valle de Uco, Mendoza. Enólogo: José Galante.

  • 4to flight – Vinos de más de $645

1er puesto: Pulenta Gran Cabernet Franc XI 2014, de Bodega Pulenta Estate. Origen: Agrelo, Luján de Cuyo, Mendoza. Enólogo: Javier Lo Forte.

2do puesto: Pasionado Cabernet Franc 2014, de Bodega Andeluna Argentina. Origen: Gualtallary, Mendoza. Enólogo: Manuel González.

3er puesto: Piantao Piantao 2012, de Bodega Zorzal Wines. Origen: Gualtallary, Mendoza. Enólogo: Juan Pablo Michelini y Matias Michelini.

Sobre la variedad

Plantada la Argentina hacia fines del siglo XIX, estudiosos consideran que la Cabernet Franc es una variedad que tuvo su origen en el País Vasco. Es progenitor biológico del Cabernet Sauvignon, resultado de la cruza con el Sauvignon Blanc.

Si bien históricamente se la utilizaba para vinos de corte, “la tendencia indica que la venta de vinos varietales puros de Cabernet Franc va en aumento sostenido en los últimos años, tanto en el mercado interno como en el externo”, señala un informe del Instituo Nacional de Vitivinicultura (INV).

Según este relevamiento, el consumo de Cabernet Franc en el mercado interno se incrementó un 428% en los últimos 10 años. Mientras que, en el mismo período, las exportaciones de este varietal crecieron casi 600%.

Cabe destacar que hasta el año 1990 habían sólo 76 hectáreas de esta variedad en Argentina. Según el último relevamiento, en el año 2016 se registraron 929 hectáreas cultivadas.

En cuanto a las características, dependiendo del terroir, puede desarrollar aromas picantes, tabaco, frambuesas, cassis y algunas veces incluso violetas. Se trata de un vino que tiene menos cuerpo que el Cabernet Sauvignon, siendo por lo general menos ácido y más aromático.

“Hice un relevamiento y me contacté con un total de 120 de bodegas elaboran vinos con esta cepa en el país. Logré reunir 68 etiquetas de este varietal de las más de 140 que pude relevar hay disponibles. Hoy prácticamente todas las bodegas elaboran o tienen en sus planes elaborar un varietal de Cabernet Franc”, concluyó Rivera Segura.