Se vienen los vinos con menos alcohol (¿qué bodegas hacen el kick off?)

El vino viene perdiendo consumidores frente a la cerveza, que es mas barata y tiene menos alcohol. Ahora saldrán botellas con la misma graduación.

Compartir

Tal como se había anunciado hace nueve meses, San Juan bajará el grado de alcohol del vino y tres bodegas serán las primeras en implementar la novedad en Argentina.

Esta semana el Ministerio de Producción entregará los aportes no reembolsables a los industriales que resultaron adjudicados, para que con esos fondos compren el equipamiento necesario que les permitirá bajar a 7 u 8 grados el vino, de los 12 que posee normalmente, sin perder la calidad del producto.

“Ese es el aporte oficial para contribuir a evitar la caída del consumo, queremos que se ofrezca un producto con menos alcohol para competir con la cerveza”, dijo ayer el titular de Producción, Andrés Díaz Cano.

Los incentivos para la reducción del grado alcohólico en vinos totalizan unos 3,5 millones de pesos y los beneficiarios son Bodega Hagmann SRL, Fraccionadora San Juan SA y Viñedo Pie de Palo SA. Prometen fraccionar de mínimo el equivalente al incentivo.

Pioneras

San Juan será una de las provincias vitivinícolas pioneras en la elaboración de vinos de baja graduación alcohólica, ya que en el último trimestre del año estarán en las góndolas las primeras botellas de vino en las que el grado rondará de 6 a 8 por ciento, prácticamente la mitad del actual, según informaron desde el Gobierno y el sector industrial que está desarrollando este programa.

El dato se conoció ayer luego de que las autoridades entregaron los certificados de otorgamiento de los aportes no reembolsables para la compra del equipamiento para reducir la graduación alcohólica, que recibieron las bodegas Hagmann S.R.L., Fraccionadora San Juan S.A. y Viñedo Pie de Palo S.A.

Esos establecimientos son los que acudieron a la convocatoria del Gobierno para implementar el programa.

Los tres bodegueros ya tienen en sus establecimientos los nuevos equipos y en uno de ellos comienzan mañana con las primeras pruebas enológicas bajo la supervisión de técnicos del Instituto Nacional de Vitivinicultura y del Ministerio de Producción.

El objetivo será lograr al final de los ensayos mecánicos un vino de calidad donde no se hayan alterado en lo más mínimo las condiciones organolépticas, es decir el sabor, el color y el aroma, según destacó el Secretario de Agricultura, Ariel Lucero.

En el sector oficial están entusiasmados con este paso. El ministro Andrés Díaz Cano repite que esta es una alternativa, una posibilidad para que la uva tenga otro destino distinto al que tradicionalmente se utiliza, “”permite que tengamos la posibilidad de generar un nuevo nicho al diversificar el mercado”.

Es una salida, en momentos donde desde hace unos años viene en picada el consumo de vino, las exportaciones no logran repuntar por la situación económica y se avecina una vendimia donde el mercado contara con sobrestock vínico.

Las beneficiarias son bodegas radicadas en San Juan que elaboran más de 250 mil litros de vino y que se han comprometido a fraccionar como mínimo el volumen equivalente al costo del equipo o del monto del incentivo recibido. En esos equipos podrán obtener vinos tintos o blancos, de hasta 7 grados de alcohol, conservando la calidad, con un rendimiento de 1.500 litros de vino por hora.

Ramón Fernández, desde Fraccionadora San Juan, dijo que hará una prueba piloto de 200 mil litros “”para comenzar”, volumen que piensa ir acrecentando a medida que suba la demanda. Luego de obtener el vino, el próximo paso será hacer el desarrollo de la marca y la etiqueta para imponer un producto nuevo, y establecer el precio. Fernández dijo que además del mercado interno, hay posibilidades de vender este producto de menor grado al exterior, a Rusia por ejemplo. Gail Berzencovich y José Luis Hagmann, los otros industriales, coinciden en que apuntarán al público joven y a las mujeres para instalar el nuevo vino. Fuente: Diario de Cuyo