Martin Kerchner José Bartolucci Vicente Migallon y Ekaterina organizadores de la Bulk Wine Exhibition

El vino a granel de Argentina experimentó un fuerte incremento en las exportaciones en 2018 del 184%, pasando del 1,40 al 2,35% del share del mercado mundial de vinos, pero aspira a cuadruplicar ese volumen y llegar a posicionarse en el 10% de ese sector a nivel global.

En ese sentido, se creo en el último trimestre del año pasado la Cámara Argentina de Vinos a Granel, para reunir a bodegas, cooperativas, empresas de logística y principales componentes de la cadena exportadora de Argentina, con el objetivo de desarrollar mejoras en la comercialización al exterior de este producto a largo plazo.

Otro de los objetivos centrales gira en torno a conseguir más mercados exteriores de los que Argentina actualmente tiene, y en ese sentido se informó que nuestro país exportó a 27 países durante 2018, y entre las metas de la entidad plantearon la necesidad de acelerar las devoluciones de IVA por exportación, sobre todo porque el vino a granel tiene muy bajos márgenes, fundamentaron los referentes, y de esa manera dicen que como efecto derrame se podrá mantener estable el mercado local, sobre todo en la base de la pirámide con los vinos genéricos.

José Bartolucci, presidente de la entidad, en diálogo con EcoVinos, sobre el fuerte incrementó que experimentaron las exportaciones del vino a granel el año pasado, analizó: “Ese crecimiento es porque se venía de una base muy baja en las exportaciones en el año 2017. Argentina no era competitiva y además no teníamos tantos vinos para exportar”.

“Tenemos que seguir creciendo, y una propuesta de la cámara es tratar de llevar a la Argentina para que participe con un 8 o un 10% del mercado mundial de vinos a granel, que significarían unos 250 a 300 millones de litros por año, es el objetivo que nos hemos trazado y en función de eso, promocionar a Argentina y a Mendoza en el mundo, tanto en el mercado tradicional, pero hay que apuntar a los no tradicionales, y recuperar también los mercados perdidos”, apuntó.

“El vino a granel es un complemento del vino embotellado, y en ambos sectores Argentina puede seguir creciendo en volúmenes de exportaciones”, sostuvo el dirigente, quien en cuanto a plazos para alcanzar el objetivo, sostuvo que “entre 3 o 4 años aproximadamente”.

Uno de los gigantes de este mercado es Fecovita (Federación de Cooperativas Vitivinícolas Argentinas), y Juan Ángel Rodríguez, gerente general de la entidad cooperativa indicó a EcoVinos que “el cooperativismo está apuntando a sacar graneles y mosto”, y apuntó en ese sentido que “la situación actual de cambio nos favorece”.

“Sobre todo se está viendo un gran incremento en los graneles y el mosto, y ante la situación cambiaria, eso nos permitió ser más competitivos. Pero como es un ‘comoditie’, el comprador que conoce de la devaluación, nos pide que bajemos los precios”, explicó.

A su vez, el dirigente cooperativista, apuntó: “A nosotros se nos encarece por la devaluación los costos internos que están dolarizados, como los insumos, o el flete que es más caro por vía terrestre de Mendoza a Buenos Aires, que de Buenos Aires a Europa”, por lo que agregó que “no es que ganes el 100% de lo que fue la devaluación, pero si te mejora la posición”.

Además, Rodríguez ante los grandes volúmenes exportados el año pasado, analizó que “la cosecha 2018 ha sido más grande de lo esperado, por eso hubo demasiado stock, y poderlo colocar afuera nos permitió mejorarle el precio al productor”.

“Hoy en los graneles -añadió- apuntamos no sólo a los países periféricos, sino también tenemos presencia en otros mercados como algunos países de Europa, debido a la merma que se produjo en 2018 en la cosecha de los países europeos”, y explicó que “esto nos encuentra mejor posicionados”.

Entre los objetivos de la Cámara Argentina de Vinos a Granel, en busca de ganar mayor competitividad, apuntan a obtener el Sello Argentino Alimentario para bajar las retenciones a las exportaciones, y equiparar los precios con los principales competidores logrando acuerdos comerciales con los países de destino.

Explicaron los referentes que hoy el litro de vino a granel de Argentina es 0.50 centavos de dólar FOB más caro que el de Chile, y para equipararse requieren bajar los costos aduaneros de Argentina.

En ese sentido apuntaron que hoy despachar por Buenos Aires a un exportador le cuesta 20 dólares más caro que hacerlo por Chile (462 dólares contra 442 por contenedor). Otro de los puntos es bajar los aranceles, ya que para ingresar a Asia Argentina paga 20% más de aranceles que sus principales competidores; en México 8%; y en Estados Unidos el arancel de Argentina es de 0.14 centavos de dólar por litro.

Argentina participará en Yantai, China, entre el 30 y 31 de mayo, en este camino de la promoción internacional, de la World Bulk Wine Exhibition (WBWE), una de las ferias de mayor importancia comercial en esa categoría, y además Yantai es conocida por ser la Ciudad del Vino de China y el puerto de entrada de vino a granel más importante del país.

Más del 80% del vino a granel que entra en China cada año lo hace a través del puerto de Yantai. Y este es el motivo por el que ha sido la ciudad elegida para acoger la primera gran feria del vino a granel de Asia, ya que ingresan por esa estación portuaria 135 millones de litros, aproximadamente el 80% del total de vinos que entran al gigante asiático.

Además, la cartera económica provincial, informó hace pocos días que en junio se realizará una ronda de negocios inversa, ya que llegarán a Mendoza 30 importadores de vino a granel de la mano de los organizadores de la feria Bulk World Wine, el evento más importante del mundo de vino a granel.