Amayo de 2021 la rentabilidad promedio anual bruta que obtiene un propietario por el alquiler de un departamento usado standard de un dormitorio en la ciudad de Buenos Aires, se ubicó en el 2,71 % anual, mientras que tres meses atrás alcanzaba el 2,23 %.

La mejora resultó así de medio punto porcentual en los últimos 3 meses, producto de un incremento acelerado del precio del alquiler y una reducción del valor de venta de las unidades.

Si se lo compara con relación a los valores pre pandemia de febrero de 2020 el crecimiento fue de mayor magnitud, alcanzando casi un punto porcentual, ya que en aquel momento la renta había perforado el piso del 2 % ubicándose en un 1,75 %, indica un informe de reporte inmobiliario.

Las cifras surgen como promedio de la comparación de los valores del relevamiento trimestral de cotizaciones de venta y alquiler publicados, que en forma trimestral desde el año 2005 analiza y publica Reporte Inmobiliario.

Actualmente San Cristóbal, San Telmo y Parque Patricios son los barrios que evidencian la mejor rentabilidad superando el 3 % anual, mientras que el valor mínimo se registra en Agronomía con una renta bruta anual del 2,04 %.

Renta de alquileres

A pesar del incremento que experimentó la renta durante el último año, la misma sigue ubicándose dentro de los niveles históricamente más bajos obtenidos por alquileres residenciales, resultando la mitad que la que se obtenía en el año 2017 cuando alcanzaba el 5,4 % anual, agregó Reporte Inmobiliario.

Y agrega que “si se pretendiera alcanzar ese nivel de rentabilidad de hace 4 años atrás y que está en línea con la que se obtiene actualmente por alquileres residenciales en otros mercados internacionales consolidados, el valor de los alquileres actuales debería como mínimo duplicarse manteniéndose el valor de venta constante o bien reducirse este último en un 49,9% permaneciendo inmutable el valor del alquiler”.

Esas situaciones extremas no suelen darse en los mercados y que resultaba aún más difícil de imaginar dentro del contexto de funcionamiento del mercado en Argentina , donde la oferta tanto de venta como de alquiler de viviendas se encuentra atomizada en manos de múltiples propietarios privados.

Y concluye que ” de mantenerse las condiciones de los últimos meses en materia de política económica y de actividad general, es probable que la renta siga evidenciando cierta mejoría en el corto y mediano plazo, pero aun así, la distancia con rentas de entre el 4 y el 6 % obtenidas localmente en los últimos 20 años o con respecto a la que ofrecen otras ciudades a nivel internacional, difícilmente pueda allanarse sin incentivos a la inversión y sin medidas concretas que refuercen la confianza en la propiedad privada y no que vayan en el sentido contrario”.