El mercado inmobiliario parece adaptarse a los diferentes escenarios que le toca atravesar. En plena cuarentena por el COVID-19 el Senado de la Nación aprobó, hace más de un mes, la denominada Ley de Alquileres.

El 1 de julio entró en vigencia la normativa que generó inquietud y numerosas consultas por parte de propietarios e inquilinos.

“Es difícil saber hoy qué impacto tendrá la ley en el largo plazo. Hoy lo que está generando es mucha incertidumbre y distorsión de precios para quien busca alquiler. Y es que en departamentos similares pueden existir diferencias grandes en los valores”, ejemplificó Soledad Balayan, titular de Maure Inmobiliaria a Zonaprop.

“El mercado solo irá emparejando precios y será clave ver la evolución del poder adquisitivo de los inquilinos, ya que los valores pueden subir pero el techo lo pondrá el salario y la urgencia o necesidad de alquiler de los locadores”, sostiene al referirse al nuevo artículo que establece una indexación anual conformado en igual medida por el Índice de Precios al Consumidor (IPC) y la Remuneración Imponible Promedio de los Trabajadores Estables (RIPTE).

“Los locadores también tienen miedo de lo que pueda pasar con el precio del alquiler, la diferencia es que el inquilino siempre tiene la opción de rescindir, el propietario no tiene esa opción cuando el contrato queda muy por debajo del valor de mercado”, indica la especialista. “Si el mercado de venta estuviese en movimiento, mucha de la oferta de alquileres se trasladaría allí”, reconoce.

Según una encuesta realizada por Zonaprop entre inmobiliarias y desarrolladoras, el 63,3% considera a la nueva ley como positiva, ya que cree que beneficiará al inquilino y facilitará su acceso a un alquiler. Sin embargo, el 73% de quienes respondieron cree que la sanción de esta norma afectará los precios y los alquileres serán más caros.

Y en este sentido, mucho se habló de los valores de los alquileres y como podrán modificarse como consecuencia de la nueva norma. “Todo costo esperado a raíz de la ley, el locador intentará trasladarlo a precios, pero eso no quiere decir que el mercado lo pueda convalidar. Por eso, los efectos no podrán verse de forma inmediata y, menos aún, transitando una pandemia”, remarca Balayan. En ese sentido, Federico López Castromil, vicepresidente de la Cámara Inmobiliaria Argentina (CIA), asegura que “en el último mes no se han visto incremento de precios en los alquileres”.

“Los nuevos contratos siempre tienen un incremento, sobretodo en este contexto de inflación tan alta, pero no creo que eso se atribuya a la nueva Ley de Alquileres. En mi caso, no registramos ningún incremento en los valores de los alquileres publicados en junio con respecto a julio”, subraya López Castromil. “Si bien hay muchos artículos en los que puedo no estar de acuerdo, no considero que sea una mala Ley ni que perjudique al mercado”, afirma.

Casi el 90% de las mujeres entre 55 y 59 años no podrán jubilarse al cumplir los 60
Entre los puntos de la reglamentación que más debaten los inmobiliarios, se destaca el sistema de indexación: “Me preocupa porque no incorpora el efecto oferta y demanda al precio, lo cual puede generar efectos contrarios a los que se busca con la misma. Pero el resultado de esto lo vamos a ver a medida que pasen los primeros años y los inquilinos analicen si les es más económico seguir con el contrato, al ver la disponibilidad y precios del momento”, explica Soledad Balayan al mencionado portal.

Una de las mayores críticas a esta normativa es que la extensión de los contratos pasó de dos a tres años. “Otro punto muy negativo de la ley es haber incluido un paquete de garantías que no están reglamentadas y que pretenden obligar al propietario a elegir entre dos ofrecidas por el inquilino, prisión obligatoria de la cual todos los propietarios quieren escapar. Los propietarios quieren alquilarle a inquilinos que les resulten serios, confiables y con demostraciones de solvencia para pagar el alquiler”, remarca Silvio Katz, Fundador y Presidente de Brick Propiedades & Servicios.

Aunque para la Cámara Inmobiliaria se trata de un verdadero avance. “Para nosotros ampliar las garantías es sumamente importante y es un punto que celebramos de esta ley porque le da más oportunidades a los inquilinos”, menciona al respecto Bennazar.

Todas las fuentes consultadas coinciden en que el mercado inmobiliario venía trabajando muy bien el sistema locativo por lo que no era necesaria una ley de alcance nacional.