Anhelados nació hace 2 años y medio en Mendoza, cuando María Decurgez, junto a su familia, decidió comprar un laboratorio y una fábrica de helados, propiedad de una bromatóloga local.

María es cocinera y pastelera profesional, estudió en Mendoza y luego de trabajar durante años en Buenos Aires y en Europa, decidió volver a la provincia y emprender un nuevo proyecto gastronómico.

“Cuando adquirimos la fábrica, pensamos en encarar una propuesta saludable, de excelente calidad y libre de gluten en pastelería, heladería y chocolatería. Mi esposo y yo somos celíacos y sabemos lo difícil que es encontrar productos aptos y buenos. Por ese motivo, dimos un paso más y agregamos a nuestra oferta, opciones para personas con diabetes o intolerancia a la lactosa, otro mercado totalmente desatendido”, indica.

Nuevas oportunidades sin TACC

Ante la creciente demanda de este tipo de productos, distintas empresas tercerizan su fabricación. En el caso de aquellos aptos para celíacos, elaborarlos requiere maquinaria independiente (no pueden procesarse en una misma fábrica productos con y sin TACC debido al peligro de contaminación cruzada), así como inscripciones y certificaciones determinadas que permiten su comercialización.

Al respecto, María Decurgez señala que la calidad es un aspecto fundamental de la propuesta de Anhelados, así como el cumplimiento de todas las certificaciones que requieren una inversión alta.

María Decurgez es cocinera y pastelera profesional, estudió en Mendoza y luego de trabajar durante años en Buenos Aires y en Europa, decidió volver a la provincia y emprender un nuevo proyecto gastronómico.

“Además del cuidado de las materias primas, no utilizamos ningún tipo de conservantes, esencias ni colorantes. Es una elaboración 100 % artesanal.

En cuanto a las empresas con las que trabajan, destaca: “Abastecemos con nuestros productos a marcas consolidadas de la provincia y del país. Bonafide, Soppelsa, Big Salad y República Milanga son algunas de ellas.

Por ejemplo, para Soppelsa elaboramos la marca Libertad de helados sin gluten. También estamos desarrollando una línea de postres saludables, sin azúcar, para La Veneciana. Próximamente, lanzaremos una edición de alfajores para celíacos junto a una empresa de la provincia y barras saludables de frutos secos con estos mismos conceptos”.

Los productos Anhelados pueden conseguirse en más de 150 puntos de venta entre restaurantes, cafeterías, heladerías y dietéticas del Gran Mendoza y los departamentos San Martín, Rivadavia y San Rafael. También se encuentran en la provincia de San Juan.

“Si bien la fábrica no tiene atención al público, tomamos pedidos por mayor y menor con anticipación a través de Whatsapp para ser retirados por allí. Notamos que hay mucha gente que no encuentra dónde adquirir estos productos y también sabemos que por lo general, resultan caros. En este sentido, buscamos que nuestra propuesta sea más amable y accesible a todos los bolsillos; queremos que cada vez más personas nos conozcan. Aún hay mucho por desarrollar en este mercado”, continúa.

En cuanto a los próximos proyectos, en el corto plazo, la empresa planea abrir un local propio para comercializar sus productos. “Es algo que estamos analizando, ya que muchos clientes nos lo piden y la idea nos entusiasma”, concluye María Decurgez.