Prometea es el primer sistema de inteligencia artificial que se aplica a la justicia Argentina; es una aplicación de inteligencia artificial que se utiliza en el Ministerio Público de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (CABA). Se desarrolló y comenzó a implementar en ese ámbito desde fines de 2017.

Se presentará el jueves 16 de mayo a las 16 en una charla libre y gratuita en la sede del Colegio de Abogados y Procuradores de Mendoza que se ubica en Pedro Molina 447 de la Ciudad de Mendoza y que forma parte del Diplomado en Derecho Digital y Estado 4.0, de la Universidad Champagnat.

Para disertar sobre sus características y ventajas el Poder Judicial de Mendoza convocó al Fiscal General Adjunto de CABA quien además es el co director del Laboratorio de Innovación e Inteligencia Artificial de la UBA, Juan Gustavo Corvalán.

Los interesados pueden solicitar más información en Pedro Molina 447 de la Ciudad de Mendoza, por teléfono al 4239366, 4239378, o por correo electrónico a [email protected]

En qué consiste Prometea y cómo funciona

El sistema Prometea fue ideado e implementado pensando en la optimización del servicio de justicia, para agilizar exponencialmente los procesos judiciales en beneficio del ciudadano. A partir del aprendizaje automático supervisado, trazable y, en consecuencia, auditable, su desarrollo constituye un avance tecnológico altamente disruptivo, cuya implementación parte de la necesidad de que sea el propio Estado quien ponga a disposición medios eficaces e innovadores, que sean idóneos para beneficiar a la sociedad.

Esta herramienta de inteligencia artificial (IA) permite realizar un proyecto de dictamen de manera íntegra y funciona de dos maneras. Por un lado, como un asistente virtual, mediante la aplicación de inteligencia artificial en la interfaz; y por el otro, de una manera más compleja, como un asistente predictivo. En ambos casos, “Prometea” ofrece la opción de trabajar con un asistente de voz (tal como lo hace “Siri” de Apple).

Funciona bajo un “modelo de pantalla integrada” en el que no hace falta abrir diferentes “ventanas” para buscar información o acceder a documentos existentes. Se la puede entrenar para que sea una suerte de “sabueso artificial” (por ejemplo, mediante comando de voz se le pide que busque una ley y la “trae”).

Por otra parte, optimiza radicalmente la usabilidad del sistema a través de la llamada “inteligencia en la interfaz”. Aquí el usuario simplemente interactúa, mediante comandos de voz o “chateando” como si fuera Whatsapp y la tecnología resuelve los problemas mediante conexiones con diferentes sistemas que pueden responder a las necesidades del usuario y a partir del aprendizaje. Prometea también está entrenada para controlar plazos y requisitos básicos que se exige a los escritos judiciales.