Entre los tantos efectos de la pandemia, apareció la tenencia de las inversiones en el hogar. Tal vez los ahorros sumado a la incertidumbre de las vacaciones del verano 2021 definieron la decisión de compra de piscinas (de fibra de vidrio, en este caso), un producto que como bien explica Javier Nieto, Gerente Comercial de IPC Group “es una compra programada en el tiempo”.

IPC Group es una empresa que nació en 1993 y fue pionera en la fabricación de piscinas de plástico reforzado con fibra de vidrio. Javier, Fernando y Silvana Cuoghi son los fundadores y directores de la empresa más grande de Argentina en su rubro con certificación de procesos bajo un sistema ISO 9001. Cuenta con una fábrica ubicada en el Parque Industrial Las Heras y más de 70 concesionarios en todo el país. Las siglas IPC hacen referencia a los valores que distinguen al emprendimiento familiar: Innovación, Pasión y Confianza.

Nieto detalló que hubo problemas en la producción por casos sospechosos de Covid-19. En el caso de IPC, cuando un trabajador tiene síntomas compatibles con el virus, lo envían a la casa por precaución y así tuvieron meses con un ausentismo del 17%. Pero, para mantener la producción, sumaron 80 empleados, llegando a una dotación de 260, y este año llevan vendidas 8300 piletas contra las 4800 que hicieron en 2019.

“Nosotros no dejamos nunca de trabajar, porque en el inicio de la cuarentena salimos con un descuento del 25% para las compras digitales, aprovechando que nuestros concesionarios tenían stock. Los primeros meses fueron normales, pero ya desde junio o julio nuestros vendedores nos empezaron a informar de récords de ventas a nivel de un noviembre”, relató, y dijo que los precios de ellos no siguieron al dólar y hoy se puede comprar una pileta por entre $300.000 y $600.000.

“Apuntamos a la cantidad y no a vender caro, aunque estamos teniendo un límite, porque estamos enviando piletas a nuestros concesionarios, pero ya las tienen vendidas de antemano. En 2021, queremos abrir una planta en Buenos Aires y replicar nuestro proceso para crecer regionalmente con miras al exterior”, agregó.

“La empresa tuvo que sumar personal, sumar gente a la planta, a la logística y hacer un desarrollo interno muy fuerte para atender el quiebre de producción que se nos produjo. Tuvimos que actuar rápido para crecer y estar a la altura de la demanda”, destacó Nieto.

La firma ofrece variedad de modelos, con precios que parten de los 280 mil pesos, para una familiar pequeña, de 4,80 metros de largo por 2,70 de ancho; hasta llegar a una XXL, de 10 metros de largo y 3,20 de ancho, 1,40 de profundidad y una capacidad de 31 mil litros (en unos 700 mil pesos).

Desde la firma plantean que, además de la diferencia de tamaño, también hay de equipamiento y que las de IPC cuentan con un sistema de filtrado eficiente que, en combinación con el aireado, permite encender por menos horas diarias el equipo, lo que reduce el consumo de electricidad. Por otra parte, vienen con automatización en el llenado para evitar desbordes.

El representante de IPC señaló que tienen fecha de entrega para fines de diciembre, porque, como la gente no puede comprar dólares, invierte. Una de las opciones fueron los autos, pero subió mucho el precio de los cero kilómetro, atado al dólar. En cambio, el de las piletas no se modificó en la misma medida y tener una en la vivienda no sólo hace posible disfrutar del verano, sino también potenciar el valor inmobiliario de la propiedad. De ahí que en agosto hayan vendido el triple de lo acostumbrado.