El cepo al dólar, las restricciones a las terminales para que accedan a divisas que afecta el abastecimiento de autos y las oportunidades que la brecha cambiaria habilita para quien tiene dólares ahorrados sigue condicionando al mercado y genera diferentes dinámicas. Mientras las ventas de autos 0km cayeron un 30% interanual en agosto, son los autos usados los que mejor resisten en pandemia.

La demanda, en términos relativos, se mantiene y esto empuja también los precios. Según datos de la Cámara del Comercio Automotor (CCA), las transferencias de autos usados cayeron el mes pasado un 4,6% frente a igual mes de 2019, y los valores de los vehículos subieron en promedio un 10%. Así, los modelos más ‘jóvenes’ se acercan a los valores de los autos 0km.

Según fuentes del sector, uno de los temas que impactan en estos precios, además del movimiento del dólar, es el abastecimiento. La caída de en los patentamientos genera, como consecuencia, menor oferta de autos usados, porque son menos los propietarios que buscan vender su modelo para cambiarlo.

“La recuperación de los stocks está muy complicada, porque el volumen de 0km bajó mucho, y ese es el principal abastecedor de los usados. Esa falta de stock impacta directamente en los precios. Y como no hay 0km, mucha gente se vuelca a los usados jóvenes”, dice Alberto Príncipe, titular de la CCA, quien plantea que algunos modelos tienen una demora de entre cinco y seis meses.

Los modelos con demanda más creciente son los autos modelo 2019 y 2018. Las últimas transferencias registradas muestran que son estos los modelos con mayores subas de precios. “Aumentan considerablemente porque es el mercado vivo que se maneja por oferta y demanda”, dice Príncipe.