En una zona vip porteña por excelencia, avanzan los trabajos de lo que será la propuesta más selecta de un barrio que ya de por sí es ultra premium.

Se trata de Line Ocampo, desarrollo ubicado en Ortíz de Ocampo al 3100, que tendrá 9 pisos, tres subsuelos y 117 unidades exclusivamente para vivienda con un valor de venta por metro cuadrado que alcanza hasta los USD 10.000, según referentes del mercado que operan en esta zona.

Juan Martín Santagada que junto con Paula Anchezar, son arquitectos y lideran el proyecto, comentó a Infobae, que, “el inmueble ofrecerá una propuesta muy vanguardista, al mejor estilo de las capitales de Europa. Ubicada en un barrio muy elegido por las embajadas en donde conviven construcciones tradicionales e icónicas, además de ser un trazado que tiene en su recorrido el paisajismo del prestigioso Carlos Thays, quien lo diseñó hace 110 años”.

Con una inversión de más de USD 130 millones, el equipo de diseñadores y arquitectos que llevan adelante la obra se inclinan por lo que denominan urbanidad en altura, lo que implica una prolongación vertical de un barrio de viviendas unifamiliares con jardín propio y el paisaje asociado a la vida cotidiana.

Está próximo a la calle Juez Tedín y la Avenida Figueroa Alcorta, y un distintivo son las vías del tren Mitre. Antiguamente allí había varias canchas de fútbol 5 o 6, y ahora se trabaja en las excavaciones y refuerzos de los subsuelos que permitirán más adelante levantar el inmueble.

El edificio, bautizado Line Ocampo, se presenta de un modo singular, tanto por su ubicación como por su diseño, que no pocos comparan con el emblemático Lagasca 99 de Madrid, lo que lo convierte en un objeto de atracción para inversores con alto poder adquisitivo.

“Hasta ahora varios propietarios ya compraron y volcaron dólares por quienes confían en los ladrillos como vehículo seguro de inversión. Aparte, algunos de los que compraron destinarán las unidades en alquiler, en donde por ser una construcción premium obtienen una rentabilidad mayor que la de la una locación tradicional”, agregó Santagada, que también es el dueño de Barugel, una de las compañías de materiales para la construcción y diseño.

Un skyline urbano

Implantado entre el “skyline” urbano y el horizonte del río de la Plata, entre el paisaje de Barrio Parque y el aire silvestre que le da su ubicación junto a las vías del ferrocarril, el edificio comenzó a construirse en 2019 y, al cabo de un año de suspensión de las obras por la pandemia, retomó los trabajos hace pocos meses. Lleva vendido el más del 55% de un total de 117 unidades.

“Se trata de una innovación a nivel local, con viviendas que se presentan como barrio apaisado, resguardando las unidades entre sí y permitiendo vistas hacia la ciudad y el río”, dijo Santagada.

Con una superficie total de 50.000 metros cuadrados, el edificio que le compite a los más cotizados de Puerto Madero ofrecerá unidades de 238, 456 y 773 metros cuadrados. Las cocinas y baños ofrecerán terminaciones de alta gama con porcelanatos sofisticados y símil madera, como mármoles con diseños bien colocados que otorgarán calidad a cada unidad.

Las alturas de los departamentos son de 2,85 metros. Todos los dormitorios tienen baño en suite y doble circulación, “ideales para un público que aprecia el buen gusto y la zona”, dijo Anchezar. Las propiedades, según los desarrolladores, son del estilo casas en altura, son muy amplias, con luminosidad y conexión al aire libre, algo más demandado que nunca desde que llegó la pandemia.

Sustentabilidad y paisajismo

Con una apuesta a la sustentabilidad, tanto desde sus materiales como por instalaciones y servicios diseñados para aprovechamiento de la energía solar, el agua de lluvia o incluso la electricidad en las chocheras para la carga de vehículos, Line Ocampo se destaca por lo que denominan “blend botánico” como elemento central del proyecto.

Anchezar, destacó que “su paisaje se diseñó pensado en cuatro niveles: los subsuelos, la planta baja, los balcones y la terraza. Un sistema de bosques tropicales que emergen desde los subsuelos creando unos paisajes tridimensionales, dotando de luz, aire y una atmosfera única a los espacios de acceso y estacionamientos”.

En la planta baja continúan emergiendo las copas de los bosques y siguen trepando el edificio en las alturas. El espacio urbano se unifica a través de solados y equipamientos a nivel produciendo una plaza-puente de acceso acompañada por una gran fuente de agua y bruma en la planta baja.

Entre los amenities, ofrecerá recepción de triple altura, vigilancia las 24 horas, restó y bar, gimnasio, spa, microcine y salón multi eventos, entre otras áreas comunes.

Los quinchos estarán provistos de parrillas (algo que no puede faltar hoy en ninguna edificación porque la gente prefiere disfrutar y cocina al aire libre en las reuniones sociales), tendrá cava de vinos en el subsuelo, tres piscinas 2 in-out climatizadas y 1 descubierta en la terraza, donde también habrá un bar.

El estudio Santagada-Anchezar, además del proyecto de Barrio Parque llevó adelante la proyección del edificio inteligente para la firma Accenture en el barrio de Parque Patricios (en el Distrito Tecnológico) y el complejo de oficinas Line Ofice Park en Palermo, entre otras construcciones.