Carina y David, responsables del proyecto agrícola que busca eficiencia y sustentabilidad.

Finca Bautem, ubicada en Barrancas Maipú, inauguró un sistema de energía solar fotovoltaica constituido por 216 paneles de 330 W de potencia. Una iniciativa innovadora y transgresora en la industria vitícola.

El arquitecto David Mayo, dueño del emprendimiento, comentó sobre la relevancia de esta inauguración para completar una serie de acciones que van en línea a una producción de calidad y que al mismo tiempo considere el medio ambiente y el impacto social.

“El convencimiento de que en cualquier actividad que uno realiza con pasión, perseverancia, respeto y buenas prácticas se encuentra el camino”, dijo Mayo. Lo acompaña en el proyecto Valeria Bonomo, la ingeniera agrónoma de la finca y la mujer que intenta romper las reglas en agronomía hacia la búsqueda de nuevas oportunidades de producción más sustentables e inclusivas.

Alexis Atem, titular de Energe, la empresa responsable de la instalación de los paneles, explicó que en las épocas donde no se riega, se genera energía que se vuelca a la red para guardar como crédito con la distribuidora.

Este es uno de los 66 emprendimientos financiados para inversiones en eficiencia energética. También se contó con la presencia de los organismos que participaron en las distitas etapas del proyecto IDR, CUYO AVAL, BANCO BICE.

El nuevo parque generará 71 KW de potencia total. Con esta energía, abastece casi el 50% de la energía requerida para accionar la bomba de uno sus pozos, indispensables para irrigar los cultivos.

La energía proporcionada es renovable y completamente libre de emisión de Dióxido de Carbono (CO2). Lo anterior contribuye al retroceso del cambio climático. “En un año de uso de este sistema se ahorra la emisión de 70 Toneladas de CO2 y para absorber esta cantidad serían necesarios 140 árboles”.

El sistema tiene la capacidad de generar 10.650 KW hora por mes de energía limpia, lo que evita una emisión de 5.645 kg de dióxido de carbono por mes.
Asi quedó en evidencia que un futuro libre de energías contaminantes es posible, inspirando e impulsando desde una PYME al sector vitícola hacia el uso de energia solar.

Sobre Finca Bautem

Fue fundada por el arquitecto David Mayo y es liderada por la ingeniera agrónoma Valeria Bonomo desde 2014. Nace con el sueño de ser una finca proveedora de uva y servicios para vinos de alta gama. Aunque “los primeros pasos no fueron fáciles”
(en palabras de sus creadores), “el convencimiento de que en cualquier actividad que uno
realiza con pasión, perseverancia, respeto y buenas prácticas se encuentra el camino”
determinó que Bautem sea hoy una finca sustentable.

El emprendimiento maipucino ha plantado más de setenta hectáreas con vid de alta calidad
y cuarenta hectáreas de almendros. Mantiene la flora nativa entre las hileras de cultivo,
promoviendo la vida en el suelo, y ha incorporado una pulverizadora de ultra bajo volumen,
con la cual se disminuye de una a dos curaciones por temporada. En cada curación se usa
un 20% menos de productos fitosanitarios.

Asímismo, la finca ha apostado por la incorporación de tecnología como la estación meteorológica y la plataforma Taranis, que permiten el seguimiento continuo
satelital del estado de vigor de los cultivos. De esta manera, se pueden programar los riegos de una manera eficiente, según la necesidad del cultivo.

Desde Bautem cuentan que además han realizado ensayos con distintos herbicidas, dosis y
momentos de aplicación, logrando reducir a un 50% su uso.

Con la filosofía alineada al triple impacto, en lo social, Bautem forma parte del “Grupo Barrancas”, al cual pertenecen varios productores de la zona y mediante el cual
se busca mejorar la calidad de vida y el desarrollo de los habitantes de Barrancas.

Con fondos provenientes del Banco de Inversión y Comercio Exterior y el asesoramiento del
Instituto de Desarrollo Rural y el IDITS, la firma maipucina accedió al Programa de
Eficiencia Energética para autogenerar energías limpias.

Este emprendimiento surgió de un proyecto que financió el Banco de Inversión y Comercio
Exterior (BICE) a través de Cuyo Aval y fue ejecutado bajo la dirección técnica del Instituto
de Desarrollo Rural (IDR).