Como parte del Programa de Emergencia Pyme COVID19, referentes de Thomson Reuters y de Bodegas de Argentina analizaron los aspectos clave de la transformación digital para la actividad vitivinícola.

Fabián Aliberto, gerente de Canales Comerciales de Thomson Reuters, definió a la transformación digital como el proceso que implica modificar todos los procesos de una organización para eficientizarlos y generar valor, lo que se traduce en una mejor experiencia para el cliente y una ventaja competitiva.

“Cuanto más demore una empresa en adoptar tecnología, mayores ventajas lograrán aquellas que ya la hayan realizado”.

A su turno, Walter Pavon, gerente de Relaciones Institucionales de Bodegas de Argentina hizo un repaso de los desafíos que ha debido afrontar la industria vitivinícola nacional desde la década del 50 hasta la actualidad.

“Estamos frente a una tendencia decreciente del consumo interno del vino y la cerveza es el principal competidor. A nivel internacional, el consumo de vino se ha mantenido en los últimos años al tiempo que han crecido las exportaciones. En cuanto a preferencias, hay una inclinación por bebidas no alcohólicas o con menor graduación y vinos de alta calidad y de regiones emergentes”.

Señaló que la competitividad es la clave para dar respuesta a nuevas demandas y hábitos de consumo y la tecnología, una aliada. Indicó que las bodegas vienen transformándose tecnológicamente y mencionó como avances, las etiquetas con realidad virtual, la elaboración automatizada con código QR para control de fermentación, el balance hídrico de plantaciones con base en imágenes satelitales, la digitalización y control de la ficha de cosecha, el control y temperatura digital y automatizada, el desarrollo del mercado online, las autoreservas de visitas en enoturismo, entre otros.

El poder de los datos

Alberto Garriga, director de CASE, empresa especializada en la implementación de soluciones de gestión para bodegas y miembro del Polo TIC Mendoza, enumeró distintas herramientas que hoy están disponibles para las bodegas, entre ellas, los sistemas de gestión ERP. También destacó que el trabajo colaborativo, la gestión de las personas en la modalidad homeworking, el marketing digital con sus desafíos logísticos, la trazabilidad y las aplicaciones móviles son tendencias que llegaron para quedarse dentro de la industria.

“Hoy, la tecnología permite llegar hasta la experiencia del consumidor en cualquier parte del mundo y se abre un nuevo universo. Trabajamos en ese sentido ya que estamos convencidos de que en el conocimiento de los datos integrados se basa el poder de las empresas”.

Finalmente, Sebastián Blanco, especialista en Producto de CASE reforzó las ventajas de la transformación digital. “Las empresas vitivinícolas necesitan contar con información certera y online en todo su proceso. Por ejemplo, para la gestión agrícola, la parte de bodega y los laboratorios ofrecemos la integración de todos los procesos a través de dispositivos móviles, lo que permite actualizar la información en forma permanente para tomar mejores decisiones y generar nuevas oportunidades de de negocios”.