Bodegas de Argentina salió a cuestionar el proyecto de ley que grava los envases
La cámara que representa a 250 bogedas argentinas emitió un comunicado apoyando los objetivos de la Ley de Envases pero sin compartir la forma de implementación que implica la creación de una tasa ambiental del 3%.

Los bodegueros señalaron que apoyan el “principio de responsabilidad extendida que nos cabe sobre los envases de nuestros productos y somos custodios del cuidado del medio ambiente” , pero “no compartimos que la forma de implementarlo consista en la aplicación de un impuesto que se suma a la ya insostenible carga tributaria que tenemos”.

Bodegas de Argentina indica que los modelos administrados por privados pero controlados por el Estado han sido exitosos en el mundo, tanto en la eficacia como en la eficiencia. Que como “industria exportadora, nuestros productos se consumen en mercados donde existen estos modelos y los resultados son beneficiosos para las empresas, los consumidores, el medio ambiente y la comunidad toda”, señalan en contraposición del proyecto del Ejecutivo que crea con lo recaudado por la tasa un fideicomiso exclusivamente adminitrado por el Estado.

Para los bodegueros, poner el tema sobre la mesa abre “una buena oportunidad para que nuestro país organice un sistema de recupero y reciclado de envases, acorde a los tiempos y los cambios que se dan en el mundo, con eficiencia en la gestión y disminución en las cargas impositivas”.

La comisión de Recursos Naturales y Conservación del Ambiente Humano, que preside Leonardo Grosso (Frente de Todos) en Diputados emitió dictamen favorable del proyecto kirchnerista que promueve una gestión ecológica de los envases.

La iniciativa del Poder Ejecutivo impulsada desde el ministerio de Ambiente y Desarrollo Sustentable y de Máximo Kirchner en Diputados, tiene por objetivo promover una gestión ecológica de los envases en todo el país para reducir su impacto sobre el medio ambiente y también sobre la población que se dedica a su reciclado.

El punto central que está en discusión es la creación de una tasa ambiental del 3% que deberá ser abonada por los productores responsables de los envases puestos en el mercado, y la generación de un sistema propio de recolección y reutilización..

Con lo recaudado por el pago de la tasa se creará un fideicomiso administrado por el Estado para fortalecer los sistemas públicos de gestión de envases, promover la inclusión de las y los recicladores, impulsar la valorización de los envases y fomentar el desarrollo del ecodiseño. Este es otro de los puntos muy criticados por la oposición.

La comisión que preside Carlos Heller (Frente de Todos) firmó el dictamen con el respaldo del Frente de Todos y otras bancadas menores que cosechó el respaldo de 27 legisladores, mientras que Juntos por el Cambio anticipó su rechazo a esta propuesta y anticipó la presentación de un dictamen de minoría que contempla un marco regulatorio sobre el reciclado de residuos.

Al defender el proyecto, el diputado oficialista Itai Hagman afirmó que “es un proyecto da cuenta de un problema que tiene la Argentina que es la gestión de los residuos y donde la tendencia al consumo ha traído un problema medio ambiental e incorpora la responsabilidad extendida del productor”

“Esta ley es una manera de completar las políticas ambientales para buscar eliminar los basurales a cielo abierto”, destacó y explicó que “la tasa ambiental que puede ser cero o puede llegar hasta un 3% con un criterio de variabilidad”.

El legislador oficialista resaltó que este proyecto busca “desincentivar el uso de envases mas contaminantes y la promoción de puestos de trabajo vinculados al reciclado o formalizar trabajos y potenciando”.

Desde la oposición, el macrista de Juntos por el Cambio Luciano Laspina señaló que “es un un mal proyecto” con un “impuestazo porque no es una tasa ya que no se contempla una contraprestación, con lo cual es un impuesto de asignación especifica”

“Vamos a presentar un dictamen de minoría donde vamos a establecer un marco regulatorio”, agregó.