Marcelo Aparicio, diputado provincial de Unidad Ciudadana, presentó un proyecto de ley que busca crear el registro provincial de productores de bioinsumos.

El proyecto tiene como objetivo fundamental promover y facilitar el uso de los bioinsumos. Con esta herramienta, lo que se intentará es que estas empresas puedan registrar de manera más sencilla estos productos, ya que no tienen un protocolo acorde a su naturaleza por la novedad de esta tecnología.

Debido a los cambios de hábito alimentario de los consumidores a nivel mundial en búsqueda de alimentos orgánicos y sustentables, el productor ha tomado como estrategia productiva la agroecología y en ella se encuentra una herramienta fundamental que son los insumos biológicos y ecológicos (los bioinsumos).

“Esta ley entiende la necesidad de conceptualizar el alcance de los que se entiende por bioinsumos y entenderlos como herramientas tecnológica eficiente para incrementar la productividad del sector agrícola y agropecuario de manera sustentable”, detalló el diputado Aparicio.

En ese sentido, agregó: “Promocionar la producción y uso de los bioinsumos constituyen una herramienta biotecnológica central para el desarrollo de la bioeconomía y el agregado de valor en origen. Estos insumos requieren una regulación específica y ágil, con procedimientos claros, y armonizados, como también la promoción y potenciación de las empresas que hoy se dedican a la elaboración e investigación de los mismos”.

Justamente porque esta tecnología se encuentra en grises legales, es que el diputado Aparicio propone la creación del registro y en base a esa información dirigir las políticas públicas que el sector demande.

Como datos a destacar sobre esta temática, cabe decir que la agroecología generó más de 100.000 millones de dólares en el mundo el año pasado. Además, los bioinsumos crecen a una tasa del 15% anual.

Por otra parte, los estudios y las experiencias de las empresas que promueven esta tecnología, muestran crecimiento en los rendimientos productivos y recuperación del suelo.

Asimismo, estamos antes una nueva forma de producir alimentos cuidando a los consumidores, las familias trabajadoras que producen y el ambiente, al reemplazar los venenos que se usan en la agricultura convencional ya que con los bioinsumos se disminuye el uso de agroquímicos y el productor aumenta su rentabilidad.