Periodista

La calle Emilio Civit es, desde hace años, una de las más lindas de Mendoza. Sin embargo, las grandes mansiones que la caracterizan no serán lo que más se destaque dentro de unos años ya que esta ciudad no es ajena a la necesidad de maximizar espacios que se da en los grandes conglomerados urbanos.

Dado el perfil que la avenida ya posee así como a su ubicación privilegiada a metros del parque general San Martín y del centro; en el corazón de una zona arbolada y tranquila como es la quinta sección, podría convertirse en algunos años en una suerte de Puerto Madero al estilo mendocino: edificios de lujo, pisos, semipisos y la posibilidad de sacar provecho a las inversiones más allá del alto valor relativo de los terrenos.

La cantidad de casonas en venta y la idea de algunos desarrolladores de aportar valor y reconvertir la zona podrían ser un combo para la “reconversión” debido a que las grandes casas han pasado a formar parte del paisaje de barrios privados y a que con uno o dos de esos lotes, se pueden hacer edificios en altura con amenities, comodidades y detalles lujosos.

“Hay proyectos presentados para compra, demolición y edificación en la calle Emilio Civit”, aseguró Gerardo Fernández, presidente de la Cámara de Constructores Independientes (Cecim) y agregó que será el tope de gama en la provincia.

En un contexto como el actual en el que las transacciones inmobiliarias en los segmentos ABC1 están frenadas debido a los altos precios, el despegue puede que no sea inmediato. No obstante, la avenida ya ha recibido diversas intervenciones y algunas apuestas en ese sentido.

De este modo, Fernández aseguró que hay muchas propiedades en venta así como un importante proceso de consultas en el municipio para llevar adelante este tipo de proyectos. Una de las ventajas de la zona –además de la posible rentabilidad que podrían obtener los desarrolladores- es que cuenta con todos los servicios y no es necesario un gasto extra para gestionarlos como sucede en sitios menos urbanizados.

Estanislao Puelles Milán, presidente del Colegio de Corredores Inmobiliarios, explicó que la municipalidad de Capital ha mejorado los códigos de construcción con el objetivo de que sea más tentador construir en este departamento. Según su visión, hasta hace poco, la normativa era tan rígida que –sumado al valor de los terrenos- hizo partir a muchos desarrollistas hacia el vecino Godoy Cruz. “De a poco, será más tentador invertir allí”, reflexionó Puelles Milán.

En este sentido, Santiago Debé, que hace poco cumplió 43 años con la inmobiliaria que lleva su nombre, expresó que Mendoza tiene muchas posibilidades de desarrollo y que las bellas mansiones de la avenida Emilio Civit corresponden a otra época.

“Tiene todas las condiciones para convertirse en una avenida excepcional”, opinó el empresario quien, no obstante, cree que pocas cosas sucederán en este ámbito hasta que no pase la crisis actual de inflación, dólar incierto y –según sus palabras y en base a las tomas de terrenos en diversos puntos del país- “graves amenazas contra la propiedad”.

“Creo que si pudiéramos alcanzar algún tipo de normalidad, los proyectos existentes podrían empezar a encararse”, sostuvo Debé quien recordó que la continuación de Emilio Civit, Sarmiento entre Chile y Belgrano, ya se ha convertido en un polo turístico y gastronómico de alta gama.