En los últimos años se consolidó la tendencia de las casas pequeñas y prefabricadas. Lo que no implica necesariamente una resignación de calidad. Las llamadas “tiny houses” vienen en distintos formatos y precios, incluso impresas con tecnología 3D.

El cambio de moda se explica por varios factores: familias más chicas que buscan menos espacio; demanda creciente por mayor sustentabilidad tanto en el proceso de construcción como en el consumo doméstico; precios más accesibles y, sobre todo, la búsqueda de mayor flexibilidad. El hecho de que sean desmontables y fáciles de trasladar se adapta mejor a un estilo de vida más “nómade” y volátil, no tan atado a un lugar fijo.

En los últimos días se sumó otra alternativa al mercado de las casas prefabricadas, engrosando un abanico de opciones que no para de crecer. La llamada Tetra Pod tiene 64 m² y construirla cuesta unos US$45.000. Los planos, sin embargo, pueden conseguirse por unos US$5000. Estos incluyen una lista de todos los materiales que se requerirán, detalles estructurales y dibujos del interior.

La casa puede construirse prácticamente por uno mismo; el diseño es extremadamente fácil y viene con una serie de instrucciones muy precisas, aptas para cualquiera. Stilt Studios, la empresa que las fabrica, dice que además de tener un precio económico, los estándares de calidad en el diseño y la sustentabilidad son altísimos, buscando desdibujar la idea de que las viviendas prefabricadas son simples o rudimentarias.

“Después de completar con éxito nuestro primer prototipo, ahora estamos orgullosos de anunciar la preventa de los planos de construcción de Tetra Pod. Un pilar importante y principal de Stilt Studios es ofrecer diseños únicos con un fuerte enfoque en reducir los impactos ambientales, y poder hacer que esos diseños estén disponibles para cualquiera”, afirmó la compañía.

El diseño de la casa tiene un estilo contemporáneo, capaz de canalizar el agua de la lluvia a través de su inclinación y de un innovador sistema de almacenaje. Además, por medio de las aberturas debajo de la cubierta, el inmueble busca potenciar la refrigeración pasiva.

Aislación eficiente y materiales reciclables no necesariamente suponen encierro; Tetra Pod está pensada para fusionar el exterior con el interior en la mayor medida posible
Aislación eficiente y materiales reciclables no necesariamente suponen encierro; Tetra Pod está pensada para fusionar el exterior con el interior en la mayor medida posible
Otro detalle es que los grandes paneles de la fachada, los que serían las paredes, tienen la capacidad de abrirse para proporcionar una ventilación cruzada.

La casa se eleva a 40 centímetros del suelo y está construida con madera, acero, vidrio y otros materiales de origen reciclado. Uno de ellos le otorga el nombre al diseño: se usan cartones “Tetra Pack” reciclados para contribuir al aislamiento de las paredes y el techo, lo cual contribuye a la economía circular de la isla de Bali, en donde está ubicada la empresa.

En cuanto a la distribución de la vivienda y los ambientes, cuenta con un dormitorio y baño privado, cocina abierta y living y un deck al aire libre.

“Nos emociona saber que nuestro diseño se va a aplicar alrededor del mundo, lo que nos hace parte de un camino innovador en la construcción de casas, uno que respete al planeta y deje la menor huella posible”, cerraron.