“Casas patio” son 6 viviendas ubicadas en el barrio María Antonieta (Araoz y Vieytes de Luján) que se destaca por la relación que tienen con el entorno ya que, pese a estar dentro de un barrio privado, busca un impacto visual mínimo para destacar la vista hacia los viñedos de una bodega (Otero Ramos) y de la Cordillera de los Andes.

Con este proyecto, el arquitecto Pedro Peña y Lillo ganó el primer puesto en obra construida del Premio Edificar. Esta es la tercera vez que logra este galardón y, si bien es modesto con respecto a la obra presentada, asegura que este tipo de reconocimientos son una suerte de validación de su trabajo que, en cierto modo, reafirman su idea sobre la arquitectura.

En este sentido y en línea con las casas ganadoras, se trata de una concepción simple, de “menos es más” y de aprovechamiento de lo existente. En este caso, de un paisaje privilegiado y típicamente mendocino, los viñedos, hacia donde las viviendas están abiertas.

Por este motivo, la obra está resuelta casi en su totalidad en planta baja para, así, minimizar el impacto visual sobre el sitio en que se implanta y –para poder disfrutar más las vistas- los ingresos son resueltos a través de patios laterales que permiten ubicar los estares en la parte posterior del lote para que los mismos queden de cara a la cordillera.

“Lo que se buscó es hacer una obra poco pretensiosa y sin tantos detalles”, explicó Peña y Lillo y agregó que se trata del estilo que le gusta ya que se ve lejos de los espacios espectaculares y más cerca de una arquitectura accesible, elemental y sensata en busca del equilibrio entre inversión, desarrollo y calidad.

Así, en la construcción de las viviendas conviven dos sistemas. Por un lado, el tradicional con mampostería revocada y, por el otro, una cubierta resuelta a partir de mampostería de vigas laminadas de madera en un gran plano inclinado. “Es una obra económica y de fácil ejecución”, apuntó el arquitecto.

Desde el 2002, Red Edificar, la cámara de empresas más prestigiosas de la construcción de Mendoza, otorga el Premio Edificar a la Obra de Arquitectura. Un reconocimiento para incentivar y prestigiar la labor de los arquitectos locales, premiando obras construidas y proyectadas para Mendoza; innovadoras y que posibiliten nuevas visiones del quehacer profesional y su influencia en el presente y futuro de la cultura mendocina.

Esta edición contó con el apoyo de Camza (Colegio de Arquitectos de Mendoza, Fadea (Federación Argentina de Entidades de Arquitectos), FPAA (Federación Panamericana de Asociaciones de Arquitectos) y las Facultades de Arquitectura de la Universidad de Mendoza, Universidad de Congreso y Universidad Nacional de Cuyo. Y con el auspicio de Faplac, Weber y Ekoglass/Blindex.